Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan los restos de una mujer desaparecida en 1985 ocultos en una pared de su casa

mujer desaparecida,Nueva York,hallan huesos casa,JoAnn Nichols,cuatro.com

JoAnn Nichols nunca llegó a una cita con su peluquero hace 30 años. La mujer desapareció sin que la policía encontrara rastros de su paradero. Ahora, tras la muerte de su marido, un empleado de limpieza ha encontrado el esqueleto de la maestra en un contenedor plástico, dentro de una doble pared en su propia casa de Poughkeepsie.

Un siniestro secreto se ocultaba tras las paredes de una casa de la ciudad de Poughkeepsie, en Nueva York, donde habitaron durante muchos años JoAnn y James Nichols.
El empleado de una empresa de limpieza encontró un contenedor plástico sellado, oculto detrás de una pared falsa cuando higienizaba la casa después de la muerte del hombre.
Dentro halló el esqueleto completo de una mujer que los forenses han identificado como JoAnn Nichols desaparecida en diciembre de 1985, según el NYdaily.
Los expertos determinaron que la maestra de escuela, de 55 años, murió de una fuerte traumatismo en la cabeza, en lo que parece ser un asesinato, según el médico forense del condado de Dutchess, Kari Reiber.
Los restos fueron identificados gracias a los registros dentales. Tras el hallazgo, la policía ha reabierto la investigación sobre la desaparición de JoaAnn Nicols, aunque será bastante difícil reconstruir lo ocurrido, porque el principal sospechoso, James Nichols, murió el pasado diciembre por causas naturales a los 82 años.
El hombre fue descrito por sus vecinos como una persona con un comportamiento excéntrico, que acumulaba desperdicios en el patio de su casa.
El 21 de diciembre 1985 cuando una amiga de JoAnn Nicols denunció su desaparición tras no llegar a su cita con el peluquero, el marido declaró a la policía que la había visto por última vez ese mismo día cuando el salió temprano para ir a su trabajo.
James Nichols dijo que encontró el coche de su mujer en un centro comercial el día después de su desaparición y poco después reveló en una entrevista que había hablado por teléfono con ella víspera de Navidad y que cuando le preguntó dónde estaba ella colgó.
La policía aseguró que no habían indicios de que mintiera, aunque muchos vecinos dicen que siempre sospecharon de que James algo había hecho con su mujer.