Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lindsay Hilton, la mujer sin extremidades que modifica el concepto de ‘imposible’

Esta joven sin extremidades modifica el concepto de ‘imposible’Lindsay Hilton Instagram

Lindsay Hilton es una mujer canadiense de 31 años. Nació sin brazos ni piernas, pero eso nunca ha sido un impedimento para dar lo mejor de sí en diferentes deportes. Ahora esta mujer juega al rugby y es muy conocida dentro del mundo del crossfit.

Lo que para la mayoría de la gente sería un impedimento, para Lindsay Hilton no es más que un reto que superar. Según informa Infobae, esta mujer canadiense nació sin extremidades: un brazo que le termina antes del codo y el otro que le termina justo después; y ambas piernas finalizan antes de las rodillas. Aun teniendo este gran impedimento, Lindsay ha jugado al fútbol, al hockey y al rugby, y ahora está metida de lleno en Crossfit.
Su condición y mérito han sido reconocidos a nivel mundial, y la deportista ha sido una fuente de inspiración para mucha gente. Lindsay dice que “lo que la mayoría asume como un gran impedimento, para mí es solo parte del desafío”. Tal vez ese sea el secreto para tanta capacidad de superación: Saber enfrentar con decisión las circunstancias y nunca darse por vencido.
Su popularidad vino después de publicar un vídeo donde aparece en el centro donde entrena usando material especial para poder realizar los ejercicios del crossfit. Colocándose unos ganchos en el extremo donde sus brazos acaban para poder colgarse de una barra o poniendo algo de nivel en su brazo más corto para hacer flexiones, son algunos de los trucos que usa esta canadiense para poder realizar su entrenamiento.
“Empecé en septiembre de 2015 y rápidamente me enamoré del deporte y de la increíble comunidad. Una de mis cosas favoritas es que cada entrenamiento es escalable y adaptable”, explica. Desde ese momento se fue volviendo una experta en este deporte, y las rutinas de alta intensidad se convirtieron en sus favoritas.
Hoy, es toda una celebridad dentro del mundo de este deporte. Ha llegado a competir en el festival de fitness de Wodapalooza, en Miami, donde consiguió la admiración de los demás participantes y del público.
Uno de sus principales objetivos es ser una fuente de inspiración para personas con discapacidad y que su caso sea el ejemplo de muchos. Su meta es conseguir que todos los tipos de deporte sean accesibles y adaptables para todo tipo de gente con cualquier tipo de dificultad. Hacer de algo que para muchos resulta imposible algo factible.