Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer le dona el riñón a su jefa y esta le paga con el despido

La estadounidense de 47 años con dos hijos fue despedida después de donar su órgano a su jefa

"Yo decidí convertirme en su donante y ella se llevó mi corazón". Con estas palabras, Debbie Stevens, describió cómo le pagó su jefa después que ella ofreció su órgano para salvarle la vida. La empleada de 47 años fue despedida sin muchas contemplaciones por Jackie Brucka que consideró que no podía permitir que la subordinada se tomara tantos días de recuperación.
"Me sentí traicionada, fue una experiencia muy dolorosa y horrible", explicó la mujer, divorciada y madre de dos niños.
Debbie, de Long Island, trabajaba en una empresa que gestiona agencias de ventas de coches y un día se enteró que su jefa, Jackie Brucia, de 61 años, estaba a la espera de un riñón.
La empleada se ofreció para donarle el órgano, según ha contado la mujer al The New York Post que ha publicado la historia. "Nunca se sabe, podría considerar la oferta un día", le respondió la jefa.
Ese día llegó en  enero de 2011 cuando Jackie Brucia la llamó preguntándole si su oferta seguía en pie. Debbie le contestó afirmativamente. "Ella era mi jefa, la respetaba y no quería que muriese", aseguró.
A pesar de que la mujer cedió su órgano este finalmente no fue a parar al cuerpo de su jefa. Su órgano acabó en el cuerpo de otro paciente de Missouri y su jefa consiguió otro proveniente de San Francisco.
Varios meses después de la operación, Debbie empezó a sentir dolores en las piernas y a tener problemas digestivos, pero se sintió presionada a volver al trabajo, a pesar de que no se encontraba en condiciones. Su jefa, sin embargo gozaba de su periodo de convalecencia.
"¿Por qué no estás en el trabajo? Los demás van a pensar que te doy un trato especial", le espetó la jefa antes de proceder al despido.