Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer acusa a su pareja por ponerle un candado de castidad

Mujer acusa a su pareja por colocarle candado de castidadcuatro.com

La mujer, de 25 años decidió llamar a la Policía Municipal debido a la incapacidad por contener sus necesidades fisiológicas. Los policías confirmaron que la joven tenía puesto un candado que le impedía separar el botón de su pantalón, y por lo tanto, era incapaz de ir al baño.


Los hechos ocurrieron en la localidad de Zacatlame, en Veracruz (México), el pasado sábado 28 de septiembre. La víctima, que convivía desde los 13 años con su pareja, el campesino José Antonio "N", de 40 años de edad, alertó a las autoridades sobre su situación, debido al candado de castidad que le había colocado su pareja y con el que le resultaba imposible hacer sus necesidades fisiológicas.
El agresor le colocaba el candado de castidad cada vez que él salía a trabajar para evitar que la joven tuviese relaciones sexuales con otra persona. Esta situación se venía repitiendo desde hace más de una década.
Según el diario El Universal, el pasado sábado la necesidad de la joven de ir al baño y verse imposibitada para ello, dio como resultado una llamada a la Policía Municipal pidiendo auxilio. Los uniformados comprobaron in situ el candado que la joven tenía puesto de tal manera que le impedía desabrochar el botón de su pantalón de mezclilla. Rápidamente los policías desplegaron un operativo y localizaron, en cuestión de minutos, al campesino en la colonia Justo Sierra, quien les entregó la llave para liberar a la víctima.
A pesar de la insistencia de las autoridades no hubo denuncia ante el Ministerio Público de Huatusco y el agresor salió libre tras pagar una fianza por faltas administrativas. Sin embargo, el ayuntamiento intervino para que la pareja de la agraviada firmara un acuerdo con el compromiso de no volver a ponerle el candado.