Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 11 años muestra lo fácil que es hackear un móvil con un ‘juguete inteligente’

Un niño de 11 años muestra lo fácil que es hackear un móvil con un ‘juguete inteligente’Gtres

Un niño de 11 años ha sorprendido a toda una comunidad de expertos en seguridad al hackear sus dispositivos Bluetooth para controlar un oso de peluche robótico. De esta forma, demostraba cómo los “juguetes inteligentes” pueden ser un arma.

Este ninja informático se llama Reuben Paul y está en sexto grado en la escuela de Austin (Texas). Su osito de peluche Bob dejó impresionados a todos los asistentes de una conferencia de seguridad cibernética que se celebró en los Países Bajos.

"De los aviones a los automóviles, de los teléfonos inteligentes a las casas inteligentes, cualquier cosa o cualquier juguete puede ser parte de la Internet de las Cosas", dijo el pequeño. "De los terminators a los osos de peluche, cualquier cosa o cualquier juguete puede ser armado", añadió.

Durante su exposición demostró cómo su oso de peluche se conecta a la nube a través del wifi y Bluetooth para recibir y transmitir mensajes. Después conectó a su ordenador portátil un dispositivo conocido como "Raspberry Pi", un pequeño ordenador del tamaño de tarjeta de crédito, informa The Guardian.
Entonces Reuben rastreó el hall para encontrar los dispositivos Bluetooth disponibles y, para asombro de todos, recibió docenas de números, incluyendo los de altos cargos que se encontraban en la sala.

Luego, utilizando un lenguaje informático llamado Python, se metió en su oso a través de uno de los números para encender una de sus luces y grabar un mensaje de la audiencia.
"La mayoría de lo que está conectado a Internet tiene Bluetooth... básicamente mostré cómo podía conectarme a él, y enviarle órdenes, grabando audios ", declaró el pequeño al mismo medio.

"Electrodomésticos, cosas que se pueden utilizar en nuestra vida cotidiana, nuestros coches, las luces de los refrigeradores, todo lo que está conectado puede ser utilizado y armado para espiarnos o dañarnos", aseguró.

Pueden ser utilizados para robar información privada como contraseñas, como vigilancia remota para espiar a los niños, o emplear GPS para averiguar dónde está una persona. Incluso un juguete podría decir "ven conmigo a este lugar y te recogeré", dijo Reuben.

Su padre, el experto en tecnología de la información Mano Paul, contó cómo con seis años Reuben había revelado habilidades tempranas en tecnologías.

Tomando una simple explicación de su padre sobre cómo funcionaba un juego de su smartphone, Reuben descubrió que el mismo tipo de algoritmo se encontraba en el popular videojuego Angry Birds.

Paul dijo que estaba "sorprendido" por las vulnerabilidades descubiertas en los juguetes de los niños, después de que Reuben hackease un coche de juguete, antes de pasar a cosas más complicadas.

Ahora la familia está ayudando a Reuben, que es también el estadounidense más joven que se ha convertido en un cinturón negro Shaolin Kung Fu, a montar su organización sin ánimo de lucro CyberShaolin.

Su objetivo es "informar a los niños y adultos sobre los peligros de la ciberseguridad", dijo Reuben, añadiendo que también quiere dar a conocer el mensaje de que los fabricantes, los investigadores de seguridad y el gobierno tienen que trabajar juntos. Además Reuben también tiene planes ambiciosos para el futuro. Pretende estudiar ciberseguridad en las universidades CalTech o MIT.