Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a otras cuatro personas por su implicación en la muerte de un inmigrante

Un detenido por los incidentes ocurridos en Roquetas tras la muerte de un guineanoInformativos Telecinco / Agencias

La Guardia Civil ha detenido a otras cuatro personas por su supuesta implicación en la reyerta que tuvo lugar en la madrugada del pasado 25 de diciembre en Cortijos de Marín, en Roquetas de Mar (Almería) en la que fue asesinado un inmigrante guineano de 41 años. Una discusión de tráfico habría originado el incidente la pelea entre el fallecido y otro hombre de etnia gitana. Con estos son sietes los arrestados vinculados a la agresión.

Según han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación, los detenidos están acusados de falso testimonio y de omisión del deber de socorro, sentido en el que habrían estado presentes en el momento en el que se produjo la disputa en la que se acabó con la vida de la víctima y habrían ofrecido información errónea sobre los sucedido a los investigadores.

Con estos son ya siete los detenidos en este caso que investiga el Juzgado de Instrucción número 1 de Roquetas de Mar, si bien por el momento solo una persona una ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza, por su supuesta vinculación con el crimen.
En este sentido, los cuatro nuevos detenidos podrían pasar este martes a disposición del juez en funciones de guardia.

Así, se mantiene el secreto sobre las actuaciones decretado por el juez instructor del caso, que dejó en libertad con cargos a dos detenidos el pasado día 30, a los que impuso la obligación de presentarse semanalmente en dependencias judiciales.

Paralelamente y antes de estas siete detenciones, la Guardia Civil también detuvo a cuatro ciudadanos subsaharianos su presunta participación en los desordenes públicos que tuvieron lugar en el barrio tras el crimen y que obligaron a armar un fuerte dispositivo policial para reforzar la seguridad.
En su caso, están investigados por atentado a los agentes de la autoridad, lesiones y daños.