Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Toro de la Peña no ha sido sacrificado tras el encierro

Una manifestación pidiendo que en Tordesillas dejen alancear al toro hasta la muerte, un manifiesto criticando a una administración que prohíbe por primera vez el sacrificio público del animal y vecinos que se resisten a dejar sus lanzas en casa. En el lado contrario, los antitaurinos que vienen a comprobar si se cumple la ley. Choques entre animalistas y vecinos, separados por cordones policiales, y acusaciones de agresiones de los activistas a los taurinos.

Mientras todo esto ocurre, Pelado, el primer Toro de la Peña, hace el habitual recorrido desde el pueblo hasta la Vega. Allí no es lanceado pero sí adormilado. El animal continúa vivo, aunque todo parece apuntar a que su final no será feliz.