Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven 'muere' 36 veces al año por un extraño comportamiento de su corazón

Una joven 'muere' 36 veces al año por un extraño comportamiento de su corazónInformativos Telecinco

Sarah Brautigam, una joven británica de 21 años ha muerto clínicamente en 36 ocasiones durante un solo año debido a una condición poco común de su corazón. Su corazón deja de latir y, en ocasiones, ha llegado a necesitar más de media hora para que volviera a llenarse de sangre.

Sarah Brautigam, que vive en Doncaster, South Yorkshire (Inglaterra), fue diagnosticada con el Síndrome de taquicardia ortostática postural hace cuatro años, tal y como publica DailyMail.
Este extraño comportamiento del corazón induce a palpitaciones rápidas en su corazón, provocando que el órgano deje de latir, bajando la presión arterial y produciendo, lo que denominan los médicos como muerte clínica.
Durante el 2012, Sarah llegó a la asombrosa cifra de 36 muertes clínicas. Para poder revivirla, los médicos deben golpear su cuerpo, y hasta que el corazón no se recargue de sangre, no se puede utilizar la Reanimación Cardiopulmonar. Según los expertos, el sentido del oído es el último que deja de experimentar la joven, tal y como publica Inquisitr.
"Hay señales antes de que suceda. Me siento mareada o cansada, es como si me estuviera durmiendo”, comenta la joven.
"Puedo escucharlo todo a mi alrededor y sentir como si estuviera tratando de gritar pero mi cuerpo me lo impidiera. Dicen que el oído es lo último que se pierde. Después de reanimarme, siento un fuerte dolor en el pecho”, añadió.
El otoño pasado, un estudio científico concluyó que la cosnciencia sobre lo que está sucediendo puede persistir en los instantes después de la muerte. Casi cuatro de cada 10 individuos examinados en el estudio revelaron que habían conservado cierta consciencia de los acontecimientos transcurridos alrededor de ellos, incluso después de la muerte clínica.
Sarah Brautigam dice que la extraña condición de su corazón no es ningún impedimento para ella. Haber muerto 36 veces durante un solo año no le quita las ganas de vivir a esta joven.