Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de cuatro años muere por 'ahogamiento seco', días después de nadar en un embalse

Un niño de cuatro años muere por 'ahogamiento en seco',  días después de nadar en un embalsetelecinco.es

Unos padres de Texas escucharon hablar por primera vez del 'ahogamiento seco' cuando los médicos le dijeron que su hijo de cuatro años había muerto por esta causa. Francisco Delgado junior falleció en su casa, varios días después de haber ido a nadar a un embalse de su ciudad.

Los padre de Frankie lo llevaron a nadar al dique de Texas hacía varios días y el niño estaba bien cuando salió del agua.
Poco después de esta excursión, el niño comenzó a tener síntomas difusos, como molestias estomacales, vómitos, diarreas, según publicó una cadena de televisión local.
El malestar duró varios días sin que los padres lo achacaran a nada en particular, menos pensar que estuviera relacionado con el viaje al dique.
Una semana después de aquello, Frankie dejó de respirar. "Se despertó, dijo ahhh y fue su último aliento", contaron los padres del pequeño.
Los médicos le dijeron a la familia que Frankie tenía líquido en sus pulmones y alrededor del corazón, y murió de "ahogamiento seco" o ahogamiento secundario, como también le llaman.
La doctora Kay Leaming-Van Zandt , médico de un hospital pediátrico de Texas, explicó que "solo toma una fracción de segundo, ahogarse es silencioso, no es similar a lo que se ve en las películas donde hay mucha conmoción".
Los expertos aseguran que el ahogamiento seco ocurre después de que una persona inhala agua. Esto puede ocurrir horas después o incluso días después de nadar o bañarse.
Además advierten que los síntomas son confusos y no suelen asociarse a este estado grave, porque la persona afectada tiene dificultad para respirar, tos persistente, somnolencia y fatiga, y vómitos.