Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La movilización en Internet logra la detención del maltratador de un gato

La movilización en Internet logra la detención del maltratador de un gatoInformativos Telecinco

Un joven de 21 años del barrio de Bedford - Stuyvesant (Nueva York, EE.UU) ha sido detenido después de protagonizar una brutal patada a un gato. Los amigos grabaron el momento de la patada y compartieron en la Red el vídeo. Internautas y defensores de los animales se propusieron dar con el joven. Horas después fue detenido por la policía acusado de maltrato animal agravado.

Andre Robinson, joven de 21 años, se ha convertido en pocas horas en una de las personas más odiadas de Internet después de que compartiera un vídeo en el que aparece pateando brutalmente a un gato.
La publicación del vídeo ocasionó múltiples críticas previsibles de internautas. Además, organizaciones en defensa de los animales se propusieron localizar al sujeto hasta conseguirlo.
Los usuarios descubrieron que el vídeo fue grabado en el barrio de Bedford - Stuyvesant (Booklyn, Nueva York). Según publica el Huffington Post, la policía acudió al lugar y localizó al protagonista de la patada, que posteriormente fue detenido acusado de maltrato animal agravado.
Según el atestado policial, el animal fue desplazado unos seis metros al recibir la patada. Después de la detención, la madre de Robinson afirmó que en el momento de la patada su hijo debía estar "colocado", pues su hijo "no hace cosas así ya que ama a los animales". La madre explica que "siempre quiso a los perros y gatos que tuvo".
Andre Robinson pasó la noche en prisión antes de reconocer que fue el autor de la agresión. Robinson cuenta ya con hasta ocho detenciones, una en 2011 por robo a punta de navaja.