Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una peligrosa moda sexual abre un debate sobre la violación en EEUU

pareja camaGtres

Un estudio publicado en la Escuela de Leyes de Yale, saca a la luz una nueva práctica sexual en Estados Unidos consistente en que los hombres se quitan el preservativo sin el consentimiento de la pareja. Además del riesgo para la salud, numerosas víctimas han denunciado sentirse violadas.

El estudio, publicado por la investigadora Alessandra Brodsky Escuela de Leyes de Yale, en EEUU, repasa la proliferación de casos, sobre todo en parejas ocasionales muy jóvenes, en los que dichas parejas, después de haber acordado realizar la práctica sexual con preservativo, el hombre decide quitárselo a mitad del acto, sin que se percate la pareja, y finalizar el acto sexual sin protección. 
Esta modalidad es llevada a dicho estudio para analizar las nuevas cuestiones legales derivadas de las denuncias de dichos actos. En las entrevistas realizadas por Brodsky a las mujeres que han sufrido un caso así, estas afirman sentir "una violación de la confianza y una negación de la autonomía de la persona, similar a una violación". A continuación, la autora apunta al gran silencio que la ley estadounidense mantiene con este tipo de violencia "muy extendida". 

No sé si esto es una violación pero...

Tanto es así que, según el testimonio de una de las víctimas que trabaja en una línea telefónica de atención a mujeres, muchas de quienes han sufrido estos casos, al hablar entre ellas, siempre comienzan su relato con un "No sé si esto es una violación pero...", recoge la publicación Mirror
Además de un embarazo no deseado, el artículo se fija en otros perjuicios que para la salud puede tener esta práctica de riesgo que pone en peligro a la pareja al facilitar el contagio de graves enfermedades de transmisión sexual.