Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las crisis migratorias no han mejorado porque sus causas principales no han variado, según la OIM

El director general de la Organización Internacional para las Migraciones, William Swing, ha advertido de que la situación mundial en relación a las crisis migratorias no ha mejorado este año porque las causan principales que las provocan no han variado.
"Siempre me pregunto ¿las causas principales han cambiado? La respuesta, por supuesto, es no. Tenemos conflictos armados en África Occidental hasta el Himalaya, tenemos hambruna en cuatro países, tenemos la migración económica, tenemos una situación global en la que más personas están muriendo que naciendo, y por eso los factores de empuje y atracción no han cambiado", ha especificado Swing en una entrevista con Europa Press con motivo de su participación en España en el Congreso Internacional de Enfermería, que tiene lugar estos días en Barcelona.
Swing ha precisado que la UE está gestionando bien la crisis de migración a la que se enfrentan en los últimos años, aunque subraya que hay algunos países que están soportando la mayor parte de la responsabilidad.
"Se carece de una política de inmigración y asilo estable a largo plazo", puntualiza, al tiempo que advierte de una falta de medidas comunes que traten el fenómeno como un todo.
A su juicio, el problema surge cuando sólo hay dos o tres países que quieren gestionar estos flujos mitigatorios porque así toda la carga recae sobre ellos y se convierte "súbitamente" en una crisis. "Algunos inmigrantes recibirán el estatuto de refugiado, algunos entrarán en el mercado laboral y muchos volverán a sus países de origen. De hecho, hay un montón de opciones, pero sólo si trabajamos juntos", ha insistido.
Por todo ello, aboga por encontrar nuevos caminos. "Tenemos que cambiar las medidas que utilizamos para abordar los desequilibrios demográficos y los desastres, naturales o provocados por el hombre", ha indicado.
Swing también ha elogiado el papel de las enfermeras por su liderazgo en la necesidad de proporcionar el acceso a los servicios de salud a los migrantes, independientemente de su situación administrativa. "Los inmigrantes son más vulnerables que las personas sedentarias", ha apuntado.
En este sentido, ha recordado que la salud es un derecho humano pero es también un "interés nacional". "Si quieres comunidades saludables, necesitas migrantes saludables. Si quieres comunidades cualificadas y formadas, los migrantes necesitan acceso al colegio y a la universidad", ha afirmado.
Los migrantes representan, según ha comentado un 3,5% de la población mundial, alrededor de 244 millones de personas, y producen un 9% del PIB mundial, un 4% de lo que contribuirían en su país de origen. "Es evidente que representan una fuerza positiva en nuestras economías y comunidades. Si los inmigrantes pueden trabajar y pagar los impuestos, pueden devolver el coste de los servicios de salud", ha concluido.