Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los menores, víctimas de medidas desesperadas para cruzar la frontera

En la frontera de Melilla, entre el ir y venir de miles de personas, un guardia civil llamado Rashid paró a dos mujeres marroquíes. Le pareció sospechoso que en ese momento una le pasara un bolso a la otra. Lo abrió y encontró un bebé de un mes con síntomas de asfixia. El bebé ahora está bien y en manos de los servicios sociales, mientras que las dos mujeres han sido detenidas. Una de ellas dice ser la madre de la menor, algo que ahora tendrán que confirmar las pruebas de ADN. Es muy poco frecuente que intenten pasar así a un bebé, pero en la frontera ya habían visto otros casos con niños. Allí nadie ha olvidado a Adou, el menor al que intentaron pasar en una maleta. Sus padres vivían en España y no llegaban al mínimo de ingresos para pedir la reagrupación, así que pagaron a una mujer para que cruzara a su hijo. En 'Save the Children' aseguran que esos casos están aumentando porque el proceso legal, la reagrupación, es muy complicado. Todos los niños que están en España, aunque sean en situación irregular, tienen derecho a educación y asistencia sanitaria.