Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro jóvenes drogan y violan a una niña de 14 años en Argentina

ColegioEfe

Cuatro alumnos de la Escuela Normal de Concepción de la Sierra, en la provincia argentina de Misiones, drogaron y violaron a una niña de 14 años de la misma escuela, después de que una compañera la engañara para ir al domicilio de uno de los presuntos agresores.

La víctima ha reconocido que su compañera --ambas de segundo año—la convenció para que la acompañara a casa de uno de los sospechosos, quien también se encuentra en el mismo curso.
Una vez en el domicilio, la niña fue obligada a ingerir una bebida destilada mezclada con pastillas, para después ser violada por los cuatro jóvenes en presencia de la compañera, quien nunca intervino.
En un primer momento, la joven identificó a dos de los agresores, quienes fueron entregados a sus familiares por disposición de un Juzgado Correccional y de Menores de Posadas. Días más tarde, señaló a otros dos jóvenes como responsables de la agresión, según informa el diario 'Clarín'. Sin embargo, al tratarse todos de menores de edad, no ha habido ningún detenido.
La madre de la víctima asegura que fue un vecino que se encontraba en la zona quien salvó a su hija. "Este hombre vive enfrente de la casa donde ocurrió todo e intervino cuando escuchó los pedidos de auxilio de mi hija", cuenta.
Fue el mismo hombre quien la llevó al hospital y quien le dijo a una vecina que avisara a la madre. Cuando esta llegó, encontró a su hija en ropa interior, semidesvanecida, ensangrentada y sucia. Finalmente, fue trasladada a un hospital de Posadas con lesiones graves en la zona genital.
La madre cuenta que ahora la niña sufre ataques de pánico y le cuesta conciliar el sueño debido a la pesadilla que vivió a manos de sus compañeros de estudio. "Nos destruyeron la vida. Mi hija no quiere ir más al colegio y para nosotros va a ser difícil porque los atacantes están libres", lamenta.