Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La dieta mediterránea, con un efecto protector sobre un tipo del cáncer de mama

Verdades y mentiras de los alimentosInformativos Telecinco

El patrón dietético mediterráneo tiene un mayor efecto protector sobre un subtipo de cáncer de mama, si se compara con los patrones occidental y prudente, según ha comentado la doctora Marina Pollán, del Servicio de Epidemiología del Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III en relación a un estudio del centro presentado en las XIX Jornadas Internacionales de Nutrición Práctica.

La experta ha explicado que el patrón mediterráneo está caracterizado por consumo elevado de pescado, verduras legumbres, patatas cocidas, fruta, aceitunas y aceites vegetales y una baja ingesta de zumos; el patrón occidental destaca por un elevado consumo de productos lácteos grasos, carnes rojas y procesadas, granos refinados, dulces, bebidas azucaradas y comida rápida; y el patrón prudente incluye un elevado consumo de lácteos desnatados, verduras, frutas, cereales integrales y zumos.
Tras ver estos patrones se estudió su asociación con el cáncer de mama. "Una de las novedades de nuestro estudio fue la posibilidad de investigar el efecto de estos patrones por subtipo de tumor. Al diferenciar entre subtipos definidos por la presencia/ausencia de receptores hormonales y sobre-expresión de HER2, un hallazgo de gran interés fue el mayor efecto protector del patrón mediterráneo frente a los tumores triple negativos", ha señalado Pollán. "Este hallazgo explicaría por qué este subtipo tumoral es relativamente menos frecuente en nuestro país que en otros países desarrollados", ha agregado.
Por otro lado, se han abordado durante el encuentro las nuevas fuentes de proteína en la dieta humana, en concreto, la importancia de los insectos. El doctor Diego Amores de Gea, de la Universidad Católica de Murcia, ha destacado que "para abastecer las necesidades alimentarias de esta población será necesario doblar la producción actual de alimentos".
INSECTOS, ALTO CONTENIDO NUTRICIONAL Y BAJO COSTE AMBIENTAL
En este sentido, el experto ha concretado que aunque los insectos a menudo son considerados de forma negativa por los seres humanos, "proporcionan un alimento de alto contenido nutricional y con un coste ambiental bajo, además de desempeñar un papel fundamental en la naturaleza". Los insectos son una fuente de alimento nutritivo y saludable para la alimentación humana, con "alto contenido en grasa, proteína, vitaminas, fibra y con una concentración de minerales muy significativa".
Otro de los temas tratados ha sido el de la obesidad en niños y jóvenes con discapacidad. "La discapacidad, por definición, multiplica cualquiera de los factores de riesgo relacionados con sufrir obesidad ya que es habitual que las personas con discapacidad presenten dificultad o imposibilidad de realizar actividad física; es normal que los padres incluyan en la dieta alimentos poco saludables para satisfacer o recompensar a estos niños; y la medicación está especialmente relacionada con desórdenes psiquiátricos neurológicos (los fármacos antipsicóticos y antidepresivos disminuyen el metabolismo basal favoreciendo la aparición de la obesidad)", han resaltado en las jornadas.
En este sentido, el director del Observatorio de Salud Pública (Fundación Marqués de Valdecilla) de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, Raúl Pesquera, ha indicado que "aunque no existen muchos estudios que hayan abordado el problema de obesidad infantil en los jóvenes con discapacidad, el último estudio en este ámbito realizado en 2010 en Estados Unidos por Rimmer presenta los siguientes resultados: autismo: 42,5 por ciento de sobrepeso y 24,6 por ciento de obesidad, síndrome de Down: 55 por ciento y 31,2 por ciento; discapacidad Intelectual sin especificar: 27,2 por ciento y 12,4 por ciento.