Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salamanca retira con polémica la efigie de Franco de su plaza Mayor

La efigie del dictador Francisco Franco que desde 1937 estaba esculpida en el llamado Pabellón Real de la plaza Mayor de Salamanca, ha sido retirada de acuerdo a la Ley de Memoria Histórica.

Una grúa extraía la piedra de 500 kilos con el medallón del ‘caudillo’ ante la mirada de varios ciudadanos que reflejaron, como era de esperar, la polémica que dicha extracción suscita.

“La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece... Pues ya sabe usted, léase el Quijote...”, le dijo un hombre a otro, que no dudó en replicarle a su quijotesca cita: “Es usted muy inteligente. Libertad de cátedra”.

El intercambio dio lugar a un enfrentamiento que requirió incluso la intervención policial.

Todo por un medallón, aunque efectivamente llevaba aquí desde 1937, a pesar de la Ley de Memoria Histórica, ha costado 10 años dar el paso para quitarlo.

El poco consenso existente era evidente en la plaza. El alcalde, mientras, observaba desde el balcón. Ni él ni nadie de su equipo ha querido estar presente, en una decisión que no comparten y que se ha tenido que resolver en los tribunales.

“Ha sido un procedimiento que no era nada fácil porque el Ayuntamiento de Salamanca, incomprensiblemente, no sólo no ha aplicado una ley en vigor desde hace 10 años, sino que se ha agarrado a todo tipo de subterfugios”, explica el abogado Gorka Esparza.

Ahora, aunque carece de valor artístico, el escudo se conservará en el centro de arte contemporáneo DA2 de Salamanca.

Por su parte, más complicada está siendo la retirada del inmenso escudo franquista que corona la Agencia Tributaria de Bilbao. Allí, los operarios trabajan para desmontarlo pieza a pieza hasta dejar únicamente el escudo constitucional.