Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Publica fotos íntimas de su mujer en Facebook después de divorciarse de ella

Publica fotos íntimas de su mujer en Facebook después de divorciarse de ellaFacebook

La mujer ha declarado en el juicio sentirse muy avergonzada y tener pánico a salir a la calle y cruzarse con extraños, ya que han podido ver sus fotografías.

Según el diario ingles Mirror, el pasado octubre, después de que su matrimonio acabara,  Alan Cruickshank publicó más de 100 fotografías íntimas de su  todavía esposa en Facebook, e incitó a los demás usuarios ha hacer lo mismo. En muchas de las fotografías el pecho de la mujer aparecía completamente desnudo.
“Ha arruinado mi confianza. Las fotografías fueron tomadas en confianza solo para sus ojos. El me hizo sentir como un persona horrible y sucia”, ha declarado la mujer en el juicio celebrado en el Tribunal  de la Corona de Plymouth, en Inglaterra.
La mujer confesó sentir un dolor muy fuerte en el estómago cuando vio la imágenes y que ahora se siente profundamente avergonzada cuando sale a la calle. Incluso llegó a decir que Cruickshank le mandaba mensajes abusivos y amenazantes después de dar por acaba la relación. 
El fiscal Nigel Wraith, ha afirmado en el juicio que la pareja se había casado después de una relación de varios años, pero que el matrimonio comenzó a desmoronarse a principios del pasado año. Las imágenes según Wraith “eran de naturaleza íntima, muestran a una mujer posando provocativamente, a menudo con sus pechos al aire”.
Cruickshank se declaró culpable de revelar las fotografías de su mujer sin su consentimiento con la intención de causar angustia. La frustración y la ira que le habría causado su ruptura alimentó al hombre a publicar las fotografías según el medio inglés. 
El juez afirmó sobre el caso que "fue un ejercicio espantoso de humillación publica". El hombre, de 53 años, ha sido condenado a realizar trabajos no remunerados, y deberá compensar económicamente a la mujer con 500 libras por la angustia a la que se vio sometida. Además el juez ha impuesto una orden de alejamiento a su ex mujer durante cinco años.