Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La marginación de los refugiados preocupa a los Estados por delante de la estabilidad política

Alertan de la falta de respuesta política ante las migraciones por guerras y razones económicas
La mayoría de Estados europeos y mediterráneos consideran la marginación de comunidades de refugiados como el principal riesgo para la estabilidad de los países y la región del Mediterráneo, por delante de la estabilidad política y socioeconómica de los territorios acogedores ante la actual crisis humanitaria, según los resultados preliminares de un estudio del Instituto Europeo del Mediterráneo (IEMed).
En una entrevista de Europa Press, el experto en migraciones del Área de Políticas Euromediterráneas del IEMed Xavier Aragall ha explicado que encuestaron a más de 800 expertos en migraciones, entre políticos, académicos y de la sociedad civil, y alrededor del 77% consideró que la cronificación de "grupos de población desatendidos" tiene un riesgo entre elevado y muy elevado de ser una fuente potencial de inestabilidad.
El instituto ha dedicado a los refugiados su VII Encuesta Euromed, titulada 'Management of Human Movements and Migrations in the Euro-Mediterranean Region', un estudio cualitativo que presentará a mediados de enero y que abordará, entre otros aspectos, la percepción de los diferentes Estados sobre el impacto que tienen los refugiados en la región.
Las tensiones entre población local y refugiados son la segunda preocupación, con un 67% de las respuestas considerándolo un riesgo alto o muy alto, mientras que en tercer y cuarto lugar han quedado la estabilidad política y la socioeconómica, ambas con alrededor del 60%, ha apuntado Aragall, que forma parte del equipo que coordina la encuesta.
"Es importante ver cualitativamente qué hay detrás", por lo que analizarán en profundidad el panorama que plantean los resultados que han sorprendido a Aragall, quien ha destacado que el hecho inédito de la llegada de más de un millón de refugiados en Europa en los últimos tres años hizo que escogieran esta temática para la encuesta de 2016.
MIGRACIONES ECONÓMICAS
Los primeros resultados apuntan a los conflictos bélicos como la principal causa de los flujos migratorios en el corredor central europeo --de Libia a Italia y Grecia-- pero ha señalado que siguen habiendo emigrantes por la falta de respuesta de algunos Estados --mayoritariamente subsaharianos-- a problemas socioeconómicos, por lo que se mantiene un flujo de migrantes económicos.
"Estructuralmente hay flujos migratorios que existirían aunque no existieran guerras", ha constatado Aragall, que ha lamentado que se mezclan ambas afluencias de personas pero no se da respuesta política a ninguna.
POBLACIÓN DESATENDIDA
En el sur del Mediterráneo hay "bolsas enormes de población que no sabe a dónde ir", totalmente descontrolada en países que no pueden garantizar la asistencia de sus propios habitantes, y si se eterniza su situación pueden generarse derivadas como radicalizaciones políticas y aumentos de la inseguridad ciudadana, ha apuntado.
Aragall ha alertado de que podrían estar llegando más refugiados a Europa de los que puede contabilizar Naciones Unidas, ante el hecho de que el número de peticiones de asilo podría ser "muy superior", y ha lamentado que hay países con tasas enorme de rechazo de asilo, teniendo en cuenta que los que más aceptan no superan el 30% de las peticiones.
Entre los países con más impacto por los refugiados, destacan los del sur, que reciben la mayor parte de personas: en el Líbano se dispara la preocupación socioeconómica (cerca del 88%) seguida por la política; Jordania mantiene al mismo nivel la socioeconómica y la de marginación (80%), y en Turquía más del 80% considera alto el riesgo tanto de marginación como de inestabilidad socioeconómica y política.
Italia y Grecia, que canalizan la llegada masiva a Europa, consideran muy grandes los riesgos de marginación (alrededor del 85%), pero en el primero se dispara por encima del 80% la preocupación por las tensiones entre población, que no supera el 75% en Grecia.
Entre los países europeos que más esfuerzo de acogida están realizando, Suecia es el país con más preocupación por la marginación (90%), mientras que Alemania es el que menos se preocupa por esta cuestión (55%) y sitúa en primer lugar la estabilidad socioeconómica (por debajo del 80%).