Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sin brazos ni piernas por error médico

Negligencia médica.cuatro.com

Hace tres años, a Gloria Pérez le cambió la vida. Acudió al servicio de urgencias del Hospital de Badalona con dolor abdominal. Le recetaron medicación y le dieron el alta. Al día siguiente, tuvieron que amputarle las manos y los pies por una infección no tratada correctamente. Ahora, el Juzgado de Primera Instancia 44 de Barcelona ha condenado a la compañía de seguros del Hospital de Badalona a indemnizar con 764.691 euros a una paciente de 64 años. La aseguradora también tendrá que indemnizar con 13.605 euros a cada uno de los cinco hijos de la mujer.

El 16 de noviembre del 2010 la paciente acudió al servicio de urgencias del Hospital de Badalona con dolor abdominal y según ha explicado la paciente Gloria Pérez, le recetaron medicación y le dieron el alta. La paciente reingresó al día siguiente aquejada de una grave infección urinaria y tras pasar «varias horas en un box», según Gloria, le dijeron que no podían hacerle una radiografía "porque no tenían recursos".
Finalmente, trasladaron a la mujer al hospital Germans Trias i Pujol de Badalona donde después de meses hospitalizada tuvieron que amputarle las dos manos y los dos pies, porque sufría necrosis en las extremidades. «Salí del hospital sin manos, ni pies», ha lamentado. Gloria, visiblemente afectada, ha señalado que antes «era una persona muy activa» y que ahora depende «totalmente» de sus hijas. En este sentido, ha indicado que tienen que darle la comida y bañarla, porque ella «no puede hacer nada». 
Una de las hijas, Gloria Duno, ha explicado que han vivido «una pesadilla» porque «no solo le han amputado las manos y los pies a su madre, sino que a todos los familiares les han amputado la vida». Por su parte, la abogada del Defensor del Paciente, Matilde Barrabés, ha señalado que la sentencia reconoce «la mala praxis, el error en el diagnóstico y la falta de medios a disposición del paciente» por lo que «concede a la paciente la gran invalidez».