Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maltrata a su hijo de tal manera que éste solo sale de su habitación para comer

Carol SahlkeFacebook

Carol Sahlke, de 59 años, una mujer británica alcohólica, maltrató tanto a su hijo de 28 años que éste solo salía de su habitación para comer y hacer sus necesidades básicas. Además, la mujer amenazó con quemar la casa para que el joven, que tiene Síndrome de Asperger y trastorno de personalidad múltiple, saliera de su encierro. Ahora, ha sido juzgada y condenada.

Durante el juicio, se describió la relación entre madre e hijo de "disfuncional". Los expertos señalan que la madre domina al hijo por completo y le intimida, abriendo su correo electrónico y asaltando su dormitorio buscando monedas y tratando de controlar su vida, informa Mirror.co.uk.
"De hecho (la víctima) se redujo a vivir enteramente en su dormitorio, que tiene una puerta con llave, y salía sólo para las comidas y otras necesidades básicas".
Su primera llamada a la Policía fue en octubre del pasado año denunciando que su madre quería prender fuego a las cortinas. Se negó a declarar contra su madre aunque sí dijo que había “golpeado” la puerta de su dormitorio mientras profería amenazas de matarle.
Al parecer, el joven guardaba cosas de su propiedad en cajas fuera de su habitación y madre había tratado de quemarlas. También sugirió que lo intentaría de nuevo cuando él estuviera dormido.
La víctima hizo más llamadas a la Policía el 28 de octubre denunciando que su madre seguía amenazándole con matarle. Cuando los agentes llegaron, Sahlke explicó que quería a su hijo fuera de la casa mientras él la acusaba de pedirle dinero y amenazarle  con quemar la casa.
La madre, que tiene 17 delitos previos en su expediente, admitió dos cargos de amenazas de dañar la propiedad. Su abogado explicó que ella ahora vive con su hermano y que él tiene una influencia “calmante” sobre ella. Acepta que la relación con su hijo está rota.
El juez la sentenció a trabajos para la comunidad durante 12 meses, y debe realizar 30 días de rehabilitación.