Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es tan horrible sonrojarse?

¿Es tan horrible sonrojarse?Foto: Gtres

Todos hemos sentido alguna vez ese calor repentino en la cara y hemos sufrido el enrojecimiento de nuestras mejillas ante alguna situación vergonzosa. Esta reacción que no podemos controlar nos da más vergüenza aún, por lo que nos ponemos aún más rojos, pero ¿realmente es tan terrible sonrojarse?

El sonrojarse es una reacción normal ante un hecho o una situación imprevista que nos provoca un sentimiento de vergüenza. Es una reacción involuntaria a la que tememos enormemente, incluso el hecho de que nos digan que nos estamos sonrojando es más que suficiente para provocarlo, aunque fuera mentira.
El miedo a esta reacción se debe a que pensamos que seremos juzgados negativamente si nos sonrojamos, según un estudio realizado por investigadores. No hay duda de que nos resulta una reacción desagradable, y que para una minoría puede estar asociada con algún tipo de ansiedad social.
Cuando nos sonrojamos, los vasos capilares sanguíneos cercanos a la superficie de la piel de la cara se expanden, de esta forma dejan que la sangre entre y que sea visible para todos dando un tono rosado a nuestra piel.
El principal motivo por el que no nos gusta esta reacción es porque no lo podemos controlar, sin embargo, esta falta de control es también la razón por la que no deberíamos temerla, ya que es un acto que no podemos fingir o provocar, por lo que es una señal totalmente sincera.
Por otro lado, según publica la 'BBC' en su edición en español, hay estudios que indican que las personas que se sonrojan, gustan más, es más probable que sean perdonados y que establece en quién podemos confiar.