Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucha por la dignidad de su hijo enfermo después de que le conviertan en meme

Lucha por la dignidad de su hijo enfermoJameson's Journey

El hijo de AliceAnn Meyer, Jameson, nació hace cuatro años con una enfermedad rara que ha provocado que su cabeza no se forme correctamente. AliceAnn comenzó a escribir un blog en el que sube fotografías de su hijo para mantener a su familia y amigos al día de su situación, y que poco a poco se ha ido popularizando. Sin embargo, algunas personas decidieron usar algunas de las fotografías de Jameson para ridiculizarle en las redes sociales. 

Seguramente a esta madre no se le pasaría por la cabeza la maldad que albergan algunos seres humanos en su interior, tanta como para usar una de las imágenes de su hijo, con un problema genético, para crear un meme y compararle con un perro de la raza Pug. En la fotografía podía verse al pequeño lleno de chocolate y con la cara propia de satisfacción después de que a un niño le des su comida favorita, tal y como recoge ‘Today’.
AliceAnn no se ha quedado de brazos cruzados y ha decidido luchar por la dignidad de su hijo después de que haya sido pisoteada de esta manera. Por ello decidió reportar en su blog todas las manipulaciones ofensivas que iba encontrando en las redes sociales, que habían sido compartidas miles de veces, y añadió sus pensamientos sobre esta situación.
“Si te vas a reír y compartir este meme, creo que deberías saber exactamente sobre lo que te estás riendo y compartiendo”, escribía la madre de Jameson en su blog. Y ha añadido “él es muy real, y nació con el síndrome Pfeiffer”.  Asimismo, arremete contra la plataforma de reportes de Facebook, a la que califica de “basura” por el largo procedimiento y por la lentitud con las que se procesan las peticiones de eliminación.