Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos ante un golpe de calor: Humedecer el rostro del afectado y protegerlo del sol

Las temperaturas subirán de forma "escandalosa" a lo largo de esta semanaInformativos Telecinco

Trasladar a la persona afectada a un lugar a la sombra y humedecer su rostro con una esponja o un paño húmedo son algunos de los consejos que Sanitas ofrece para prestar atención a una persona que sufra un golpe de calor.

Así lo expone el director de Comunicación Médica de Sanitas, el doctor Iñaki Ferrando, que añade que es preciso "colocarla en posición tumbada con la espalda recta y las piernas levantadas para favorecer la circulación de la sangre", así como iniciar maniobras de refrigeración "lo antes posible".
No obstante, el experto subraya que si la temperatura corporal no desciende, presenta pulsó débil y palidez o se sabe si sufre de enfermedades cardíacas, "hay que acudir inmediatamente al médico o a un centro hospitalario".
De cualquier forma, para evitar llegar a este punto, Ferrando apuesta por "beber agua en cantidad abundante, evitar la exposición al sol y llevar ropa ligera". Para él, éstas son "maniobras sencilla", que ayudarán a evitar cualquier tipo de trastorno.
EL CENTRO TERMORREGULADOR DEL CEREBRO CONTROLA LA TEMPERATURA CORPORAL
La regulación de la temperatura se realiza a través de un centro termorregulador que se encuentra en el cerebro "y que recibe información a través de termosensores que se encuentran en la piel y en el interior del cuerpo", explica.
Además, sostiene que existen dos mecanismos de la termorregulación principal para acelerar la eliminación del calor y ayudar a mantener la temperatura en los límites normales, siendo éstos "el sudor y la vasodilatación periférica de los vasos sanguíneos".
Sin embargo, durante el verano, al calor generado por el organismo "se suma el de las elevadas temperaturas del medio ambiente", momento en el cual se pueden producir hipertermias. Así, podrían surgir trastornos leves como calambres, por la pérdida de sales en el organismo, o edemas e, incluso, síncopes.
Para evitar estos efectos o el más grave golpe de calor, Ferrando concreta que es necesario "evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, retirarse a un lugar fresco y ventilado en caso de sentir cansancio, y cubrirse adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol".
Pero ahí no acaban las recomendaciones de Sanitas y su experto, que también aconseja "consumir líquidos y bebidas isotónicas, evitar las comidas pesadas de difícil digestión, llevar ropa ligera que permita la transpiración, y prestar especial atención a los ancianos y niños".