Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacer listas y reaprovechar material, claves para una 'vuelta al cole' más fácil

Despedida de un colegio californiano por los abusos de su ex maridocuatro.com

Hacer listas de los productos que se van a necesitar durante el curso y comprobar qué es lo que se puede reaprovechar de años anteriores son dos de las recomendaciones que están haciendo las asociaciones de consumo de cara a facilitar la vuelta al colegio de las familias.

Este año el gasto medio de las familias en material escolar para llevar a un hijo al colegio oscilará entre los 600 y 700 euros por niño, en función de si usa uniforme (más caro) o no, según ha informado la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU).
La partida más alta, según el estudio que ha publicado la organización, serán la ropa y el calzado, que costará una media de 300 euros, seguidos de los libros de texto, cuyo coste oscila en torno a los 220 euros, y el material escolar de papelería, en el que el gasto será cercano a los 100 euros.
Por ello, la Asociación General de Consumidores (ASGECO) ha incidido en la importancia de no dejarse llevar por las ofertas "que fomentan el despilfarro y el consumo masivo" sin antes haber comprobado qué ropa o útiles que ya se tienen pueden volver a utilizarse y cerciorarse de qué es lo que se va a necesitar.
Por otra parte, ha advertido del peligro de no hacer un uso "cuidadoso" de medios de pago como tarjetas de crédito, pagos aplazados u ofertas de financiación que luego puedan convertirse en un lastre difícil de asumir.
En cuanto a las fechas para realizar las compras, la Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU) ha sugerido tratar de concentrarlas en la recta final de agosto, cuando en muchas tiendas tienen productos a precio de liquidación de las rebajas de verano.
Las asociaciones también han coincidido en recordar que, a pesar de los recortes, siguen existiendo becas y ayudas para partidas como libros de texto, comedor o transporte escolar que conceden algunas administraciones públicas. En la misma línea, han señalado que algunos colegios ayudan a las familias aportando libros o material escolar en buen estado que ha sido utilizado en años anteriores.
Por otra parte, han indicado que la necesidad de planificar cuidadosamente las compras para evitar gastos excesivos puede ser una buena oportunidad para hacer participar a los más jóvenes en las compras y enseñarles a consumir de forma responsable, es decir: "adquirir aquellos productos que tengan una buena relación entre precio y calidad, que sean resistentes y que cumplan la función para que han sido adquiridos".
En esta línea, ASGECO ha recomendado también a los estudiantes de cursos superiores a dar un paso más en el consumo responsable e incluir en sus compras criterios de comercio justo, sostenibilidad, reciclaje y justicia social.
Esfuerzo para las familias
En cualquier caso, algunas asociaciones de consumidores se han hecho eco de las quejas de los padres de familia por el esfuerzo que supone cada mes de septiembre la compra del material escolar para nuevo curso y, concretamente, los libros de texto nuevos, ante el constante cambio de estos para sustituir ediciones que aún pueden ser reutilizadas.
Precisamente esta semana, una madre de familia, Elena Alfaro, ha presentado más de 200.000 firmas para pedir al Gobierno que imponga por ley la reutilización de los libros de texto, como hacen el resto de países europeos, excepto Irlanda y Portugal.
En esta línea, la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha reivindicado como "imprescindible" la gratuidad de los libros de texto para las familias, a fin de evitar las desigualdades que se producen en las escuelas y en las distintas comunidades autónomas, donde las ayudas para este tipo de materiales difieren.
Por último, algunas asociaciones e instituciones están realizando también recomendaciones para facilitar la vuelta al colegio, no ya de las familias, sino de los estudiantes de educación infantil y primaria, a quienes puede resultar más complicado adoptar una rutina tras el parón estival.
En este sentido, la academia Érase una vez ha elaborado una lista de recomendaciones entre las que destacan la introducción de un horario parecido al del periodo escolar de forma gradual durante los últimos días de vacaciones y que los padres de los niños expresen tranquilidad y positividad sobre el hecho de volver al colegio.
"Un niño tiene que ir y ser feliz en el colegio, si no es así, algo no esta funcionando", según ha asegurado.
Además, otras instituciones han lanzado consejos parecidos para hacer menos difícil la adaptación de los estudiantes al nuevo ritmo tras las vacaciones, entre las que, además del cambio paulatino de los horarios, se encuentran otras recomendaciones como introducir tiempos fijos para la lectura y los deberes, planificar las actividades extraescolares y plantear objetivos para el curso.