Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cosas que hacer antes de cumplir los 12 años

Cosas que hacercuatro.com

50 propuestas para que los niños salgan al campo

Heridas en las rodillas, barro en la ropa y picaduras de ortiga fueron una vez los riesgos cotidianos para niños y niñas. Pero, hoy en día, los ordenadores, los videojuegos y la sobreprotección de los padres hacen que los más jóvenes no se aventuren más allá de las puertas de casa.
En un esfuerzo por animar a los niños a alejarse de las pantallas del televisor, National Trust de Reino Unido, algo así Comcel  Patrimonio Nacional británico, ha reunido 50 cosas que un niño debería hacer antes de los 12 años como subir a un árbol, tirarse bolas de nieve o rodar hacia abajo por una colina.
Fiona Reynolds, directora de National Trust, explica ,en el Daily Mail, que muchos adultos recuerdan cuando, de niños, vagaban sin vigilancia paterna durante todo el día, algo impensable para los niños de hoy.
La lista de 50 cosas fue recogida por un panel de expertos que seleccionaron las 50 de una lista de 400 aportadas por el personal de National Trust a los que se pidió que echaran mano de sus recuerdos de infancia que les dieron su amor por la naturaleza. Los investigadores han mostrado que es importante para los niños empezar a amar a la naturaleza antes de los 12 años.
En los diez primeros puestos se encuentran 1. Subir a un árbol; 2. Rodar hacia abajo en una gran colina; 3. Acampar con viento; 4. Construir un foso; 5. Descamar una piedra; 6. Correr bajo la lluvia; 7. Volar una cometa; 8. Coger un pez con una red; 9. Comer una manzana cogida de un árbol; 10. Jugar a conquistadores. A estos básicos le siguen tirarse bolas de nieve, buscar un tesoro en una playa, hacer un pastel de barro, montar en trineo, enterrar a alguien bajo la arena, montar una carrera de caracoles, columpiarse en un árbol caído, balancearse en un columpio o deslizarse en el barro.
Otras de esas 50 cosas que un niño puede perderse es comer moras silvestres, visitar una isla, ver un amanecer, ponerse detrás de una catarata, alimentar a un pájaro con las manos, cazar bichos, coger ranas, rastrear animales, coger un cangrejo, dar un paseo por la noche en el campo, plantar algo, verlo crecer y comérselo. Tampoco deben olvidar intentar encender un  fuego sin cerillas o encontrar el camino con una brújula y un mapa.