Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tu limosna sería para... ¿un padre de familia o para un mendigo adicto?

¿A quién darías tu dinero? ¿A un vagabundo alcohólico y drogadicto o a un padre soltero y sin nada? En Nueva York, lo tienen claro y ante este experimento, el resultado sorprende. Mientras el presunto mendigo, que pide limosna para gastarla en marihuana, drogas y alcohol, recibe muchas donaciones, ese mismo hombre con una niña en brazos, que pide dinero para su familia, solo consigue una limosna.