Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 130 imames y líderes religiosos británicos se niegan a oficiar la oración fúnebre por los terroristas de Londres

Un total de 130 imames y líderes religiosos musulmanes de Reino Unido se han negado a oficiar la tradicional oración de funeral por los terroristas fallecidos en el atentado que perpetraron el pasado sábado 3 de junio y en el que murieron siete personas y otras 48 resultaron heridas.
"No realizaremos la tradicional oración de funeral por los terroristas y pedimos al resto de imames y autoridades religiosas que retiren este privilegio porque estas acciones indefendibles son contrarias a las enseñanzas del Islam", subrayan los imames en un comunicado publicado a través de las redes sociales.
Los líderes religiosos británicos condenan los últimos atentados de Manchester y Londres que definen como "asesinatos a sangre fría" y aclaran que los terroristas "no tienen legitimidad" ni su simpatía. "Tales criminales contaminan el nombre de nuestra religión y de nuestro Profeta, que fue enviado para ser misericordia para toda la creación", subrayan.
Precisamente, añaden que el hecho de que este último atentado se haya perpetrado durante el mes de Ramadán, un tiempo de "devoción piadosa, oración, caridad y cultivo del buen carácter", demuestra "lo equivocados y distantes" que están los terroristas de la religión islámica y su "desprecio" por esta fe.
"Junto a nuestros amigos y vecinos lloramos este ataque y sentimos el dolor por el sufrimiento de las víctimas y de sus familiares", subrayan, al tiempo que ruegan a Dios para que los responsables sean juzgados por la gravedad de sus crímenes "en el más allá".
Finalmente, felicitan a los policías y los servicios de emergencia británicos por su "rápida respuesta" ante los ataques, dando "ejemplo de valentía, humanidad y honor".