Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La leche de otra madre calma el llanto a un bebé

La abuela de Liu lleva a su nieta en brazos que no para de llorar y ella sabe lo que le ocurre. Tiene hambre pero su madre ha muerto en el terremoto de Sichuan y no puede amamantarla. Con la pena en el cuerpo entrega el bebé de 4 meses a otra madre que de forma voluntaria, se ha ofrecido para darle de mamar. Sentada en el bordillo de la calle, su leche calma el llanto aunque no sea la de su madre. Tengo un bebé de 11 meses dice la desinteresada vecina de un pueblo cercano. Además de leche, también se necesita sangre. Hasta los militares están donando antes de comprobar los daños del terremoto de casi 7 grados en la escala de Richter, donde 180 personas han perdido la vida y unas 7.000 están heridas.