Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La laparoscopia aporta menos complicaciones y menor gravedad que la cirugía abierta en donante vivo de hígado

La extracción del injerto de hígado de un donante vivo mediante laparoscopia presenta menos complicaciones y de menor gravedad que cuando esta misma intervención se realiza con cirugía abierta, según ha mostrado un estudio comparativo preliminar desarrollado por especialistas del área de Cirugía Hepatobiliopancreática y de la Unidad de Hepatología de la Clínica Universidad de Navarra, publicado en la revista 'Transplantation'.
De hecho, el equipo de cirujanos del centro hospitalario experto en trasplantes hepáticos es pionero en la utilización del abordaje laparoscópico en la extracción de la porción de hígado (injerto) necesaria para un trasplante hepático cuando se trata de un donante vivo.
Para alcanzar esta conclusión, en el análisis los expertos han comparado los resultados de la intervención con abordaje laparoscópico total realizado en cinco pacientes consecutivos, respecto a los obtenidos en los últimos diez donantes operados con cirugía abierta convencional en el mismo centro hospitalario y por el mismo equipo médico.
"En los cinco donantes consecutivos analizados se completó un procedimiento laparoscópico puro. Todos los aloinjertos (tanto los procedentes de cirugía abierta como los adquiridos por laparoscopia) fueron trasplantados con éxito con buena función del injerto", ha comentado el autor principal y especialista en Cirugía General y Digestiva de la Clínica, Fernando Rotellar.
PROCEDIMIENTO QUE APORTA SEGURIDAD AL PACIENTE
Y es que, el número de complicaciones a corto plazo fue menor en los donantes intervenidos con laparoscopia, en una relación de 1 a 6, y además con una gravedad menor en los casos de este abordaje mínimamente invasivo. A largo plazo, esta proporción pasó a ser de 1 a 12.
De la experiencia de los especialistas de la Clínica se concluye que la hepatectomía derecha con técnica laparoscópica total para donación de injerto para trasplante de hígado es un procedimiento "factible" que aporta seguridad al donante.
"Otras futuras series comparativas podrán respaldar nuestros hallazgos preliminares de reducción de la incidencia y gravedad de las complicaciones en comparación con el abordaje abierto", ha zanjado el doctor.