Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La costa de los lagos es cuatro veces mayor que la de los océanos

Lagocuatro.com
La costa de los lagos del mundo es más de cuatro veces la oceánica y si toda el agua de esos lagos se extendiera sobre la masa terrestre, formaría una capa de unos 1,3 metros de profundidad.
Este dato se obtiene de la base de datos global más completa de los lagos hasta la fecha, compilada por geógrafos de la Universidad McGill, y que abarca 1,4 millones de lagos de más de 10 hectáreas.
Esta investigación, que se detalla en un artículo publicado en 'Nature Communications', puede ayudar a los científicos a comprender mejor el importante papel de los lagos en los complejos sistemas ambientales de la Tierra, desde el ciclo hidrológico y los patrones climáticos hasta el transporte, la distribución o el almacenamiento de contaminantes y nutrientes a lo largo del paisaje.
"Los lagos están cambiando en un mundo cambiante", afirma el autor principal, Bernhard Lehner, profesor asociado en el Departamento de Geografía de McGill. "Algunos están desapareciendo porque hay menos agua para mantenerlos llenos y otros se crean o crecen en regiones donde hay más lluvias. Por lo tanto, necesitamos un buen inventario de la situación actual de los lagos para entender y controlar sus cambios y los efectos que esto puede tener para nuestro entorno global", agrega.
Aunque hay muchas mediciones sobre los lagos en algunas regiones del mundo, seguía habiendo lagunas significativas en los datos globales. En principio, la superficie o la longitud del litoral de un lago puede medirse directamente en mapas o imágenes satelitales, por ejemplo, pero es mucho más difícil y costoso estimar la cantidad de agua almacenada bajo la superficie de un lago.
Una teoría intuitiva ha sostenido durante mucho tiempo que los lagos en las regiones montañosas o con colinas deben tender a ser más profundos que los presentes en paisajes más llanos, pero hasta hace poco no era fácil determinar una relación clara entre el nivel montañoso de un terreno y la profundidad de un lago.
Aprovechando las últimas mejoras en los datos satelitales que proporcionan mediciones precisas sobre la elevación de la superficie terrestre, los investigadores de McGill relacionaron las pendientes presentes alrededor de los lagos con miles de registros existentes de las profundidades de los lagos. Los lagos en un entorno montañoso tienden a ser más profundos.
Entonces, utilizaron modelos de ordenador para extender esos cálculos a todos los lagos no medidos en la Tierra. En base a esto, calcularon el volumen de agua almacenada en más de 1,4 millones de lagos de más de 10 hectáreas, o aproximadamente 14 campos de fútbol. En total: más de 180.000 kilómetros cúbicos.
CINCO AÑOS, TIEMPO MEDIO DE RESIDENCIA DEL AGUA EN UN LAGO
Los investigadores también estimaron cuánto tiempo "reside" normalmente el agua en cada uno de los lagos, es decir, la cantidad de tiempo desde el momento en que entra en un lago hasta que fluye hacia fuera. En promedio para todos los lagos, el tiempo de residencia se calculó de unos cinco años, pero hay muchos con tiempos mucho más cortos; y, en el otro extremo, más de 3.000 lagos tienen tiempos de residencia estimados en 100 años o más.
Los investigadores estiman que hay más de siete millones de kilómetros de costa total de lagos en la Tierra, lo que supone aproximadamente diez veces la distancia de ida y vuelta a la Luna. "Cuando se piensa en todos los procesos que tienen lugar en la interconexión de los lagos y sus paisajes, desde proporcionar hábitat para especies acuáticas o anfibias hasta contribuciones a las emisiones de gases de efecto invernadero, se revela la importancia de los lagos en los ecosistemas de la Tierra", señala el primer autor del estudio, Mathis Messager, que trabajó en el proyecto como estudiante de pregrado en el laboratorio de Lehner.
Los lagos se forman constantemente y se llenan a lo largo de escalas de tiempo a través de procesos geológicos y naturales del medio ambiente, por lo que la distribución de los lagos en la Tierra hoy en día representa una instantánea de un patrón en constante cambio.
Los diez lagos más grandes del mundo contienen aproximadamente el 85 por ciento del agua de lago de la Tierra y el 15 por ciento restante está en más de 1,4 millones de lagos, la mayoría de ellos en Canadá. Con cerca de 900.000 lagos que cubren más de 10 hectáreas, Canadá representa el 62 por ciento del total mundial, lo cual es un legado de la erosión de los glaciares y su posterior fusión al final del último periodo glacial, hace unos 10.000 años.
El equipo de McGill está poniendo su nueva base de datos a disposición de investigadores de todo el mundo y trabajando en nuevas características que podrían añadirse a su base de datos, como información sobre las cuencas circundantes que alimentan los lagos.
"A menudo se argumenta que sabemos más sobre la superficie de la Luna o Marte que acerca del fondo del océano --dice Lehner--. Aunque los lagos pueden estudiarse en cierta manera mejor que el vasto océano, realmente hay una falta similar de comprensión de lo que está pasando exactamente debajo de todas esas superficies de lagos en la Tierra".