Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De 111 kilos a 66, para poder jugar con sus hijos en el parque

Pierde 45 kilos por su hijocuatro.com

Lubna Baquer padecía obesidad mórbida. Pesaba más de 110 kilos. Pero solo una razón le hizo concienciarse de su enfermedad: No podía jugar con su hijo en el parque. Ahora, Baquer ha conseguido adelgazar hasta 45 kilos.

“A mi hijo –que ahora tiene ocho años- le gustaba jugar en el parque, pero yo odiaba salir a la calle. Podía ponerme ese gigante abrigo pero me sentía ridícula y me veía fatal”, cuenta la protagonista a The Mirror.
Tener dos hijos a motivado a Baquer a cambiar su modo de vida. “Cuando tienes hijos necesitas ser capaz de comerte el mundo”, ha dicho.
La, por entonces, obesa, ha llegado a pesar hasta 111 kilos. Ahora, ha conseguido bajar unos 45 kilogramos de peso.
“En un principio, me centraba en comer bien y cambiar la forma en la que cocinaba”, dice al medio británico. Pero fue ganando confianza en sí misma y la motivación para hacer ejercicio.
“Mi autoestima ha aumentado, siento que puedo hacer cualquier cosa”, ha añadido. “Soy una persona más feliz. Antes odiaba llevar tacones, ahora me encanta”.