Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven, a punto de morir tras tomar unas pastillas que compró en el mercado negro

Un joven, a punto de morir tras tomar unas pastillas que compró en el mercado negroFacebook

Callum Maddison ha estado luchando por su vida durante siete semanas después de que fuera ingresado en el Hospital Royal Victoria de Belfast, en Reino Unido, tras tomar un medicamento para la ansiedad y la depresión. El joven de 22 años compró el medicamento en el mercado negro y, ahora, la madre ha compartido una fotografía de su hijo para concienciar a la sociedad.

Angela Maddison Hutcheson ha compartido una fotografía de su hijo en las redes sociales, donde aparece el joven intubado y postrado en una cama. Callum Maddison, de 22 años, fue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Hospital Royal Victoria de Belfast (Reino Unido) tras tomar un medicamento que compró en el mercado negro.
El joven fue encontrado semiinconsciente por su hermano de 16 años y fue traslado rápidamente hasta el complejo hospitalario, con graves dificultades para respirar. "Si no llega a encontrarlo en ese momento, ahora mismo estaría muerto", narra Angela Madison.
"Tuvieron que intubarlo para conseguir que respirara. Nos pareció que estaba muerto y los médicos no fueron capaces de tranquilizarnos. Nos dijeron que estaba entre la vida y la muerte. Su estado era crítico", cuenta la madre a Belfast Live.
Callum había tomado días antes unas pastillas -para la ansiedad y muy controvertido por ser adictivo- que le recetaron, pero que no compró en un establecimiento autorizado.
El objetivo de la madre compartiendo la impactante fotografía de su hijo es concienciar a los jóvenes de los peligros de comprar medicamentos en la calle. El joven ahora se recupera en su casa con su familia aunque todavía hay restos del medicamente en su cuerpo.