Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La española retenida en Turquía y su novia se encuentran ya en Torrox

María Jimena Rico, la joven de 28 años cuya desaparición en Turquía denunció su familia esta pasada semana, y que tras ser localizada en Estambul llegó en la noche del viernes a Barcelona, se encuentra ya en su vivienda del municipio malagueño de Torrox, a la que ha llegado en la madrugada de este domingo junto a su novia, la egipcia Shaza Ismail.

Ambas mujeres, que fueron retenidas en Estambul tras un periplo que les llevó desde Dubái (Emiratos Árabes) a Georgia y luego a Turquía huyendo de la familia de Ismail, que las denunció por su relación homosexual y destruyó su documentación, han llegado a Torrox en torno a las 01.45 horas de este domingo tras viajar a Málaga en coche desde Barcelona.
A su llegada, Rico ha indicado a los periodistas que se encuentra "muy cansada" y, tras abrazar a su hermana, se ha introducido en la vivienda para ver a sus padres y descansar para recuperarse de lo ocurrido. Fuentes de la familia han precisado que se encuentra "muy afectada y aturdida" y que una vez se recupere comparecerá para ofrecer detalles sobre lo sucedido.
La desaparecida, que trabaja en Londres, había viajado a Dubái junto a su pareja para visitar a la madre de esta, pues la habían avisado de que se encontraba gravemente enferma, pero al llegar descubrieron que no era así y que, al parecer, todo era una estrategia del padre para retenerla.
Ambas mujeres se enteraron de que los propios padres habían denunciado a su hija por homosexualidad, por lo que tuvieron que escapar del país y recalaron en Georgia, donde los familiares de Shaza intentaron llevársela por la fuerza, rompieron su visado y el pasaporte de María Jimena, además de amenazarlas de muerte, por lo que tanto la pareja como el padre fueron detenidos por la policía georgiana.
Tras salir en libertad, fueron conducidas a la frontera turca y, tras varios intentos, lograron entrar en el país y tomar un autobús hasta Samsun, donde volvieron a ser detenidas y puestas en libertad horas después, siendo trasladadas a la estación de autobuses, desde donde iban a viajar hacia Estambul.
Las dos mujeres volvieron a ser retenidas por las autoridades en esta ciudad, desde la cual, tras la denuncia de desaparición interpuesta por la familia de María Jimena y con la colaboración y asistencia de las autoridades españolas, pudieron viajar finalmente a España este pasado viernes.