Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre de Johan David: "Confiaba" en las cuidadoras

Las dos mujeres, que ocultaron el cadáver del niño de tres años en un vertedero, permanecen detenidas

Lohamy Salvatierra, la madre de Johan David, el niño de tres años fallecido y cuyo cuerpo fue hallado este lunes en el vertedero de Dos Aguas (Valencia) ha asegurado que "confiaba" en las dos detenidas que estaban al cuidado del menor y ha explicado que no puede imaginar "cómo pudieron hacerlo".
En declaraciones a los medios de comunicación, Lohamy, se ha preguntado por qué "no llamaron al médico, por qué lo tiraron a la basura". "No me cabe en la cabeza como pudieron hacerlo", ha añadido la madre.
También ha asegurado que ella y las dos cuidadoras eran "amigas de barrio" desde que tenían diez años. "Una de ellas es madre, también ella ha dejado a su hijo en Bolivia, no le hubiera gustado que hicieran lo mismo", ha sentenciado.
En cuanto a los resultados de la autopsia, ha informado que todavía "no han dicho nada", debido a que todo el caso está bajo secreto de sumario.
Para la madre, toda esta situación está siendo "un sinvivir", ya que tenía la esperanza "de encontrarlo con vida". "El último día que hablé con él lo único me dijo mamá te estoy esperando", ha dicho Lohany.
En ese sentido se ha expresado Elizabeth Salvatierra, la hermana de la madre y tía del niño, quien ha asegurado que no tienen nada claro sobre el fallecimiento del menor. "No sabemos nada por eso no podemos hacer una declaración, si ha sido un accidente o malos tratos", ha dicho.
   Sobre el estado de la madre, ha explicado que se encuentra "muy mal, muy agobiada", ya que "revive" los hechos continuamente. "Pedimos justicia", ha indicado la tía del niño porque se trata "de un menor de 3 años que no tenía cómo defenderse". La familia espera también que entreguen el cadáver "lo más breve" que se pueda "para poderlo repatriar".
La hermana de Lohamy ha explicado que cada mes, la madre "pasaba una cantidad de 600 euros", por lo que las dos detenidas "eran oficialmente sus cuidadoras a parte de ser amigas" y la madre y el menor "todos los días hablaban constantemente". "Lo que nos molesta es porque ellas no tuvieron la voluntad de llamar al Samur, lo declararon muerto y lo tiraron a la basura", ha asegurado.
El menor figuraba como desaparecido desde el pasado miércoles en Valencia, aunque la búsqueda por vertederos de la provincia --en el de Quart de Poblet y el de Dos Aguas-- comenzó en la madrugada del viernes cuando una de las dos detenidas en relación con estos hechos declaró que el niño había muerto de forma accidental y lo habían arrojado a un contenedor.
En un primer momento, alegaron que el niño había sido secuestrado. Las dos detenidas pasaron el sábado a disposición del juzgado, que acordó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.