Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven de 17 años mata a su madre porque le gritaba

Patrizia Schettini,asesinato profesora de músicacuatro.com

La víctima, una profesora de música italiana de Cosenza, que murió al caer por una escalera y romperse el cuello. El hijo de 17 años llamó a la policía contando que había sido un accidente. Sin embargo, las pesquisas han destapado el asesinato de Patrizia Schettini a manos de su hijo. El joven le confesó a su padre que la mató, porque ella le había gritado. Poco después del asesinato, el chico se hizo un tatuaje para despistar a los investigadores.

El adolescente le contó a su padre que había matado a su madre. El hombre le había pedido que le contara qué había ocurrido el pasado 1 de abril cuando Patrizia Schettini moría.
El joven se lo dijo: "Sí, papá, la he matado yo". El diálogo fue grabado por la policía que desconfiando de la versión del adolescente había dejado microcámaras en el piso, según ha publicado 'Il Corriere della Sera'.
Patrizia, madre de dos hijos adoptados,  estaba limpiando la casa, mientras uno de ellos tocaba el piano. Según el testimonio de el adolescente ella le gritó y él la empujó por la escalera. Se golpeó en la cabeza y se partió el cuello muriendo de forma instantánea. Su hijo ha llamado a la policía
Los investigadores, sin embargo, sostienen que la mujer fue primero asfixiada y después lanzada por la escalera. Para despistar a la policía el hijo se tatuó "ni siquiera la muerte podrá separarnos, te amo, mamá".
En el último interrogatorio se lo había mostrado a los investigadores.  La muerte de Patrizia Schettini había sido considerada por los agentes como por causas accidentales, pero alguna cosa hizo que los investigadores buscaran algo  más detrás de la conflictiva relación madre-hijo.
El parricida ha sido internado en la cárcel para menores de Catanzaro.