Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se complica la investigación de la muerte de dos jóvenes al desplomarse un ascensor en Madrid

El juez de instrucción número 23 de Madrid ha abierto diligencias para investigar la muerte ayer de dos jóvenes de 17 años tras desplomarse un ascensor en el distrito de Salamanca. La investigación será complicada, según fuentes jurídicas, porque serán necesarias muchas pruebas periciales. De momento, los compañeros de clase han rendido un sentido homenaje a los dos adolescentes muertos.

El instructor ha solicitado el informe de las autopsias de los cadáveres de los jóvenes, cuyos cuerpos están en el Anatómico Forense después del suceso de ayer en el edificio del número 4 de la calle Hermanos Becquer. Además, está a la espera de que lleguen los atestados de lo sucedido.
Fuentes judiciales han indicado que la investigación será compleja, dado que se requerirán muchas pruebas periciales porque hay que averiguar que pudo suceder para que se desprendiera parte del ascensor y los menores cayeran al vacío.
Inicialmente la investigación señaló que el suelo del ascensor pudo desprenderse. En cambio, ahora se trata de aclarar si lo que se desprendió fue una pared del elevador.
Homenaje de los compañeros de clase
Mientras la investigación sigue su curso, en el entorno de los fallecidos se han vivido hoy escenas de luto y profundo dolor. Hoy sus compañeros de clase les han rendido un homenaje en el centro donde estudiaban.
La capilla del centro, con sitio para mil personas, estaba abarrotada de amigos y compañeros Belén y José. Todos con la sudadera del 99, el año de su nacimiento. Los dos jóvenes llevaban dos años saliendo y eran muy queridos por todos. Ayer terminaron su último examen de 2 de bachillerato y habían quedado para celebrarlo en casa de Belén.