Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abandonan el hospital tres de los jóvenes intoxicados en Almería

Hospital de Torrecárdenas, AlmeríaEFE

Los tres jóvenes de El Ejido, en Almería, que permanecían aún ingresados en el complejo hospitalario de Torrecárdenas después de intoxicarse al beber alcohol en mal estado, han recibido el alta médica. Los afectados, cinco en total, bebieron de una botella de whisky encontrada en la calle que podía estar contaminada con alguna sustancia tóxica que provocó la muerte de uno de ellos.

Este martes, tres de los afectados salían del hospital, aunque uno permanecía hospitalizado.
Este joven, natural de Marruecos y vecino de Albolote (Granada), cuyo estado de salud revestía una mayor gravedad permanece en planta, a donde fue trasladado el lunes tras abandonar la UCI, según han indicado a Europa Press fuentes sanitarias.
El subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, ha informado esta mañana de que el fallecimiento de J.E.R., quien al parecer "residía solo y estaba acogido con transeúnte", ha sido comunicada al Consulado de Marruecos para que se haga cargo del cuerpo sin vida de su compatriota.
Mientras, continúa la investigación de la Policía Nacional, bajo instrucción del Juzgado número 4 de Almería, para determinar cómo y qué produjo el envenenamiento, según los primeros datos por algún tipo de plaguicida, de seis jóvenes, cinco de nacionalidad española y otro de nacionalidad marroquí, conocidos entre sí y de edades comprendidas entre los 21 y 23 años, que se habían trasladado desde El Ejido hasta la capital para disfrutar de los carnavales, así como de dos transeúntes.
Uno de los afectados declaró que se "encontró" la botella de alcohol, en concreto whisky de una reconocida marca, junto con refrescos, tirada en la calle y en el interior de una bolsa, y que lo había guardado todo "para un día que tuviera una fiesta".
El informe que emita Toxicología, y cuyos resultados según ha señalado García Lorca estarán "esta semana", permitirá determinar si este es el origen del envenenamiento, cuál es la sustancia tóxica y cómo pudo producirse la contaminación.
El subdelegado ha trasladado que la Policía Científica ha remitido a la sede de Sevilla "las vísceras" del único de los fallecidos y "el continente y contenido del producto que se utilizó y ocasionó" el envenenamiento para su cotejo con las "muestras biológicas". "Los procedimientos de análisis son complejos y necesitan de varias pruebas paralelas", ha advertido.
Los hechos se produjeron sobre las 2,25 horas del viernes cuando la sala del 092 requirió la presencia de agentes en la calle Trajano, a la altura de la calle Dalia, donde varios jóvenes se encontraban caídos en el suelo, sufriendo, al parecer, una intoxicación etílica.
Las testimoniales apuntan a que tras beber en poca cantidad los jóvenes comenzaron a encontrarse mal, por lo que habrían dejado en el lugar los utensilios propios de la ingesta y fueron atendidos médicamente.
Transcurridos unos minutos de haberse marchado las ambulancias con las víctimas, los agentes de la Policía Local desplazados al lugar fueron requeridos por una joven, ya que en las inmediaciones se encontraban dos jóvenes con iguales síntomas que los anteriores, en estado semiinconsciente y arrojando espuma por la boca.
La secuencia de los hechos apunta a que estas dos personas, vieron el alcohol y procedieron a tomar del mismo, en esta ocasión en mayor cantidad que los jóvenes, lo que habría derivado en una mayor gravedad de la intoxicación, que de hecho acabó con la muerte de uno de ellos.