Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alumnos del intituto Joan Fuster guardan cinco minutos de silencio en el patio

Minuto de silencio en el instituto Joan Fuster de BarcelonaEFE

Día de luto en Cataluña tras el asesinato de un profesor en el instituto Joan Fuster de Barcelona a manos de un alumno de 13 años. Profesores, padres y alumnos han rendido un sentido homenaje al docente. Los alumnos han regresado al centro, a pesar de que las clases han quedado suspendidas este martes, para recibir antención psicológica y han guardado cinco minutos de silencio en el patio del centro en memoria del profesor muerto. El homenaje se ha repetido en todos los centro catalanes.

Los alumnos han intentado, mediante una cadena humana, protegerse los unos a los otros para los medios de comunicación no grabasen imágenes. Asimismo, han exhibido una pancarta con el mensaje 'Exigimos respeto' y la señal de prohibido con una cámara de fotos y de vídeo.
A las puertas del instituto se han depositado numerosas velas y flores en memoria del fallecido, con mensajes como 'En la educación no hay espacio para la violencia' y 'Basta. No a la violencia'.
Miembros del equipo de psicólogos han salido fuera a acoger a los niños y a sus familias, que no harán clase sino que se reunirán por aulas con sus respectivos profesores y con psicólogos. Los profesores han llegado a las 8.00 horas para ser atendidos por el equipo de psicólogos y trabajadores sociales, que les han preparado para que puedan ser sujetos activos ante sus alumnos.
Con ellos deberán trabajar lo ocurrido bajo dos premisas: elaborar un discurso recabando las vivencias de los alumnos y avisarles de que la posible sintomatología (insomnio, inapetencia), que es normal y remite con los días. También se analizarán los casos más sensibles por si necesitan posteriormente una atención posterior más personalizada.
Cinco minutos de silencio
El timbre del instituto ha sonado a las 11.00, y en el exterior se han concentrado un centenar de personas entre padres de alumnos y vecinos; algunos ante las flores y velas colocadas a las puertas del edificio, y otros en la plaza Ferran Reyes.
Al terminar el homenaje, los presentes en la plaza han aplaudido y varias personas se han colocado en la solapa lazos negros en señal de luto.
"Quiero creer que no se ha dado cuenta de lo que hacía"
Un padre que ha acompañado a su hijo a la escuela ha expresado a los medios a las puertas del instituto: "Quiero creer que este niño no se ha dado cuenta de lo que hacía".
Ha explicado que ha venido en homenaje al profesor fallecido y ha destacado que, pese lo ocurrido, sigue confiando en que es el centro "más adecuado" para sus hijos.
Ha agradecido a la Generalitat y al Ayuntamiento que hayan puesto a su disposición a un equipo de psicólogos, "porque los niños están fuertemente afectados".
"Que saquen fuera todo lo malo que deja un hecho tan dramático", ha aseverado.
Podría haber sufrido un brote psicótico
Los hechos ocurrieron a primera hora de la mañana del lunes, cuando el alumno llegó al centro, una hora después de que comenzaran las clases, armado con una ballesta, un cuchillo y un coctel molotov. Tras llamar a la puerta del aula y ser abierto por la profesora de Castellano, que le ha reprendido por llegar tarde, ha agredido a ésta con la ballesta causándole una contusión en el rostro y a su hija con el cuchillo.
Al escuchar los gritos de los alumnos, el profesor que daba clase en el aula de al lado ha acudido a ver qué ocurría, entonces el agresor le ha clavado un cuchillo en el pecho causándole la muerte. Tras esto, el joven ha entrado en otra clase y ha herido levemente a un alumno con el cuchillo.
El alumno, que podría haber sufrido un brote psicótico, todavía ha herido a otra profesora antes de que llegaran al centro los Mossos d'Esquadra.
El joven permanece en  la unidad de psiquiatría del Hospital Sant Joan de Déu, en Esplugues de Llobregat (Barcelona), custodiado por los Mossos, donde ha sido sometido a varias pruebas físicas y psicológicas.