Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 160 inmigrantes intentan saltar la valla que separa Melilla con Marruecos

La policía española y marroquí repele los dos aslatos en la frontera

"Entre cinco y diez" personas indocumentadas acceden a la ciudad autónoma
Unos 160 inmigrantes de origen subsahariano han asaltado la valla que separa Melilla de Marruecos la madrugada de este lunes, en dos intentos, por dos zonas distintas del perímetro fronterizo y la inmensa mayoría han sido repelidos por las fuerzas policiales y marroquíes a uno y otro lado de alambrada. Según ha informado una portavoz de la Delegación del Gobierno, se estiman que "entre cinco y diez" indocumentados han conseguido acceder a la ciudad española del Norte de África.
Las avalanchas se han registrado a las 03.30 horas por parte de un centenar de 'sin papeles' y a las 04.00 horas por 60, que fueron avistados por el helicóptero de la Guardia Civil que sobrevuela todas las noches los nueve kilómetros de perímetro fronterizo para dar el aviso de las avalanchas.
Según la citada fuente, el primer grupo de unas cien personas realizó la intentona de acceder a Melilla por la zona del Río de Oro y en su totalidad fueron rechazados por las fuerzas de seguridad españolas (Guardia Civil y Policía Nacional) y por la policía marroquí. El segundo grupo de 60 inmigrantes llevó a cabo su acción media hora después por las proximidades del puesto fronterizo de Barrio Chino y en este caso, a pesar de la acción conjunta de las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes, sí lograron sortear la doble valla de seis metros de altura cada una y el control policial "entre cinco y diez inmigrantes".
El número exacto de indocumentados que han penetrado en suelo español no se conocerá hasta que estos sean localizados o se presenten por sus medios en dependencias policiales. En estos casos se les abre expediente de expulsión en aplicación de la Ley de Extranjería pero mientras se realizan estos trámites, que suelen durar meses y muchas veces no pueden concluir con su repatriación al no ser reconocidos por los países a los que dicen pertenecer, son ingresados en régimen abierto en el centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla. Se trata de un centro dependiente del Imserso en el que tienen asegurado el alojamiento, la manutención y la asistencia sanitaria.