Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los inmigrantes se las ingenian para escalar la valla

Estos últimos saltos a la valla dejan también claro, lo complicado que resulta frenar a quien busca una vida mejor.

El último obstáculo, algo que prometían insalvable, fueron las mallas anti trepa pero pronto se las han ingeniado para ‘trepar’ por ellas. Casi 26 kilómetros de valla anti trepa concebida para que nadie pueda sortearla, cuadrículas tan pequeñas que entre ellas no caben dedos de manos ni pie,  pero la desesperación ha hecho posible lo imposible. Los inmigrantes se han fabricado una empuñadura con ganchos para meterlos entre el fino alambre de acero y lograr trepar los cuatro metros de malla, se han inspirado en estas armas ninja, las garra de mano que les sirven de garfios y las acompañan de tornillos en los zapatos para lograr más agarre.

La Guardia Civil ha recogido esos ganchos junto a la valla después de que 30 subsaharianos lograran saltar el martes. Hace solo tres semanas que el ministro del Interior se felicitaba por la eficacia de estas mallas, ha invertido millón y medio de euros en instalar las mallas en los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla.