Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 7.696 inmigrantes fueron expulsados de España en 2014

Un total de 7.696 inmigrantes fueron expulsados de España en 2014Informativos Telecinco/ Agencias

Un total de 7.696 inmigrantes fueron expulsados de España en 2014, comprendiendo tanto los extranjeros internados en un CIE, como los que no les fue impuesta la medida cautelar de privación de libertad deambulatoria.

Se trata de una respuesta del Gobierno en el Congreso de los Diputados, que ha sido recogida por Europa Press, a la diputada del PSOE Ángeles Álvarez, quien quería conocer el número de personas repatriadas desde los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), así como desde las comisarías de Policía, en el año 2014.
Por comunidades autónomas, Andalucía es la comunidad autónoma de donde más extranjeros se expulsaron de España, con un total de 1.298, seguido de la Comunidad de Madrid con otros 1.263; después se encontraría Cataluña con 836 y la Comunidad Valenciana con 831, seguido de Castilla y León con 698 expulsiones.
Ingreso en el CIE
De estos 7.696 ciudadanos extranjeros que fueron expulsados de España en 2014, a 3.483 les fue aplicada la medida cautelar de internamiento preventivo previa autorización judicial en un Centro de Internamiento de Extranjeros.
En concreto, 644 pertenecían al CIE de Algeciras, otros 552 al de Barcelona, 1.237 al de Madrid, 619 al de Murcia, así como 391 al de Valencia, otros 15 de Las Palmas, y 25 del CIE de Tenerife.
Sin embargo, el Ejecutivo precisa que no se dispone de datos que permitan una desagregación por comunidades autónomas, puesto que ha de tenerse en cuenta que existen siete centros de internamiento en todo el territorio nacional, y que la comunidad en la que se encuentre ubicado el CIE y la comunidad en la que fuera acordada la resolución de la medida de retorno forzoso, no necesariamente han de coincidir.
Por lo que respecta al número de personas repatriadas desde las Comisarías de Policía en el año 2014, el Gobierno precisa que la terminología empleada al referirse a 'personas repatriadas
desde las Comisarías de Policía' "induce a error", ya que no refleja la diversa realidad del lugar en el que el extranjero sujeto a esta medida pueda encontrarse en el momento en que vaya a ser ejecutada.
En este sentido, el número de ciudadanos extranjeros repatriados a los que no les fue aplicada la medida cautelar de privación de libertad deambulatoria (internamiento preventivo, previa autorización judicial en los centros de internamiento), prevista en la Ley de Extranjería fue de 4.213.
La denuncia del consejo de Europa
En otra iniciativa parlamentaria, el diputado de CDC, Jordi Xuclà, pedía una valoración al Ejecutivo sobre sobre las modificaciones previstas para eliminar el "entorno carcelario" en los CIE, descrito en el informe del Consejo de Europa sobre 'The Prevention of Torture and Inhuman or Degrading Treatment or Punishment (CPT)', publicado en abril de 2015.
En este sentido, el Gobierno precisa que el Comité de Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos inhumanos o degradantes del Consejo de Europa señala que "deberían suprimirse las 'shutters' del Centro de Internamiento de Extranjeros de Madrid con la finalidad de garantizar la entrada de luz natural".
Según indica, estos "no son otra cosa que elementos del diseño arquitectónico que afectan al conjunto de las instalaciones del complejo CIE de Madrid. Las llamadas 'shutters' englobarían además a oficinas y otros locales".
De hecho, prosigue insistiendo en que estas contraventanas, "o más bien elementos fijos estructurales para la protección solar", fueron concebidas por los arquitectos y diseñadores del conjunto del CIE con la "funcionalidad de adaptarse a la climatología local caracterizada por abundancia de luz y calor".
El Ejecutivo defiende que estos elementos son resistentes al uso y ofrecen mayor seguridad que las persianas o contraventanas convencionales con cintas o manivelas, sirviendo para modular adecuadamente la luz y evitar así el calor.