Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El dolor, la incomprensión de su entorno y la falta de terapias eficaces, lo que más frustra a pacientes con artritis

Un estudio internacional con participación española ha revelado que el dolor, la incomprensión de la enfermedad por parte del entorno y la falta de tratamientos eficaces son los aspectos que generan más "frustración" a los pacientes con artritis reumatoide.
El trabajo, elaborado por las compañías Sanofi y Regeneron Pharmaceuticals, se ha llevado a cabo mediante una encuesta a 800 pacientes de Canadá, Gran Bretaña, Francia, Alemania, España, Italia, Australia y Japón para conocer el impacto de su enfermedad en la calidad de vida del paciente.
De este modo, el informe muestra como hasta el 83 por ciento de los encuestados cree que su entorno no entiende todas las implicaciones de su enfermedad, algo que en España admiten el 84 por ciento de los pacientes.
Asimismo, los pacientes esperan mucho más de los tratamientos existentes, como demuestra que el 68 por ciento de los encuestados considera que el tratamiento no tiene los efectos esperados que le gustaría. En España, el grado de insatisfacción es ligeramente superior, situándose en el 73 por ciento.
De hecho, según confirma el estudio, la falta de confianza en la eficacia de tratamientos explicaría que los pacientes con artritis reumatoide hayan tomado más de cuatro medicamentos diferentes de media en los últimos cinco años.
Por otro lado, el informe constata que los afectados se sienten limitados y, en ocasiones, impedidos para realizar actividades de la vida cotidiana. En concreto, el 44 por ciento dice experimentar brotes o dolor durante más de 10 días al mes, aunque en España afectan a un porcentaje algo menor, el 34 por ciento.
En cuanto a la intensidad del dolor, el 49 por ciento describe su dolor como moderado aunque refiere que este dolor es suficientemente elevado como para interferir en sus actividades o su día a día. En este sentido, en cambio, los pacientes españoles presentan un porcentaje por encima de la media (65%).
LOS NUEVOS TRATAMIENTOS NO SIEMPRE FUNCIONAN
"En la actualidad, especialmente desde la aparición de los fármacos biológicos, la eficacia de los tratamientos de los que disponemos es muy superior. Sin embargo, no en todos los casos se consigue remisión o baja actividad de la enfermedad, por lo que es comprensible que muchos pacientes esperen mejores resultados", ha destacado el presidente emérito de la Sociedad Española de Reumatología (SER), José Vicente Moreno.
Incluso después de recibir tratamiento, 6 de cada 10 pacientes a nivel global tienen que dejar de lado sus actividades cotidianas o celebraciones especiales a causa del dolor. En el caso de España, los pacientes señalan que antes de recibir tratamiento, en el 92 por ciento de los casos la enfermedad les impedía seguir con su día a día, mientras que este porcentaje se reduce al 69 por ciento después de la prescripción.
Por otro lado, el cambio de medicación es otro de los aspectos más incómodos para el paciente. En este sentido, el 65 por ciento de toda la muestra considera que el cambio de terapia es un inconveniente importante mientras que en España este dato se sitúa en el 80 por ciento.
TARDAN EN IR AL MÉDICO
La pérdida de confianza y frustración como causa de su enfermedad también se ve reflejada en la relación entre el paciente y su médico. Incluso cuando el tratamiento deja de funcionar, muchos pacientes retrasan la visita al profesional sanitario. En concreto, el 60 por ciento de los pacientes no acude al médico justo cuando nota que el tratamiento ha perdido eficacia, el 46 por ciento en España.
Los motivos que llevan a retrasar la visita al profesional sanitario se basan en que los pacientes piensan que los síntomas se mitigarán o desaparecerán (43%), no quieren cambiar a terapias con mayores efectos secundarios (36%) o piensan que pueden manejar sus síntomas por sí mismos (21%).
En España, los tres principales motivos de consulta son: aumento en la frecuencia del dolor (38%), inflamación o rigidez de las articulaciones (30%) y experimentar efectos secundarios con la medicación previa (29%). De hecho, el 66 por ciento de los pacientes el que afirma haber tenido alguno de estos factores.
"Los resultados de la encuesta indican que queda camino por recorrer en la relación médico-paciente. Los médicos no podemos olvidarnos de que un paciente bien informado es un aliado vital para el especialista y la garantía de obtener mejores resultados de tratamiento", ha destacado Moreno.