Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños sufren incidentes de ahogamiento en una proporción 3 veces superior a las niñas, según un estudio

En los últimos cinco años, se han registrado 119 ahogamientos producidos en entornos acuáticos, sobre todo en verano en piscinas domésticas y playas, en donde los niños han sufrido estos incidentes en una proporción tres veces superior a las niñas, llegando al 71 por ciento del total, según el Primer Informe Nacional de Ahogamientos de Menores, realizado por la Escuela Segoviana de Socorrismo y la empresa Abrisud.
En general, sufren un incidente de ahogamiento tres niños por cada niña y esta proporción se mantiene aproximadamente en todos los tramos de edad, "posiblemente" debido a las diferencias conductuales de cada grupo, pues cuando se analizan los ahogamientos mortales, el porcentaje de niñas se mantiene "más o menos" en una curva estable, mientras que el de los niños se pronuncia más en las edades tempranas y en la adolescencia.
En este sentido, en este primer semestre del año se han registrado 16 ahogamientos de menores, lo que supone un incremento del 60 por ciento respecto a los 10 fallecimientos ocurridos el año pasado en estas fechas. Julio del año 2015 y junio de 2013 fueron dos meses "negros", con 11 fallecimientos de menores registrados en ambos casos. Además, por comunidades y entre 2013 y 2015, Andalucía fue la más afectada (28 muertes), seguida por Cataluña (20) y Comunidad Valenciana (18).
La principal causa de los incidentes es la caída accidental al agua, especialmente en los más pequeños, debido a una falta de vigilancia o protección de acceso, pues pueden acceder a las piscinas o lugares con agua sin supervisión. Además, en el caso de las playas, las condiciones del medio acuático (corrientes de resaca, oleaje, etc.) son la segunda causa más importante.
Hay que tener en cuenta que el tiempo en el que la víctima se queda sin respirar y la rapidez con la que se extrae el agua es fundamental para evitar el fallecimiento, por ello, el hecho de que adultos y personas al cuidado de los niños conozcan y puedan hacer una reanimación cardio pulmonar (RCP) temprana es el factor más determinante en el pronóstico de niños ahogados, pues a menudo las personas presentes no saben realizarla.
Debido a estos datos, la Escuela Segoviana de Socorrismo y Abrisud han elaborado un decálogo para que los más pequeños aprendan a disfrutar de la piscina con seguridad.
Entre las recomendaciones se encuentra que el niño nunca se bañe solo, pues siempre tiene que haber una persona mayor con él; ponerle el chaleco salvavidas en la piscina hasta que aprenda a nadar como los mayores; que no abra las vallas y cubiertas de la piscina sin permiso; o que no corra por los toboganes y los bordillos, entre otras.