Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incendio de Moguer, casi controlado gracias al amaine del viento

Después de dos días sin descanso y de intensa lucha contra el fuego, los bomberos están ya más cerca de frenar su avance. “Todo evoluciona muy favorablemente”, ha dicho la consejera de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar.

Y ello es así gracias en parte al viento, clave durante el fin de semana en la extensión del incendio, pero que por fin ha dado una tregua en las últimas horas.

“Ahora mismo el incendio, básicamente con los medios aéreos, se está estabilizando poco a poco y está evolucionando tal y como preveíamos a primera hora del día”, detalló el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta, José Fiscal.

Con los tres focos ya perimetrados, preocupa especialmente la reactivación de la zona norte, dentro del parque natural. A pesar del gran número de pinos quemados, las llamas no han llegado a entrar en el parque nacional, la zona más protegida.

Los frentes han dado paso a pequeños rebrotes que nada tienen que ver en intensidad con aquellos, que han dejado el paisaje repleto de cenizas.
Sin cifras oficiales aún, los ecologistas hablan ya de unas 10.000 hectáreas dañadas; algunas de ellas en zonas de alto valor ecológico.

“Vamos a llegar al límite para saber qué ha pasado aquí y por qué se ha producido este incendio”, ha asegurado Susana Díaz, presidenta de la Junta. Un incendio que pudo ser provocado y que ha convertido el paraje de Doñana en un auténtico arenal grisáceo y desolado.