Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una protectora solicita la incautación cautelar de los galgos de Salamanca encontrados en condiciones "deplorables"

La protectora Scooby ha solicitado la incautación cautelar de los galgos que han sido descubiertos por la Guardia Civil en condiciones "deplorables" en una presunta explotación ilegal de cría de perros en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca).
La entidad de apoyo a los animales, además de la petición de incautación cautelar, se ha ofrecido para acogerlos y atenderlos porque "necesitan atención veterinaria urgente y no pueden continuar en posesión de la persona que les ha llevado a tal estado de desnutrición y abandono".
Así se lo ha hecho saber en un escrito al Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería en Salamanca, al Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte y al Seprona, según la información facilitada a Europa Press.
Y, para facilitar la propuesta, la protectora, que es adjudicataria del servicio de recogida de animales abandonados en la provincia de Salamanca, ha ofrecido sus instalaciones de Medina del Campo como depósito.
De esta manera, "los galgos podrán permanecer allí bajo su cuidado mientras se resuelve el procedimiento o procedimientos legales pertinentes", una vez que la Guardia Civil ha abierto un proceso de investigación a un vecino de Peñaranda de Bracamonte, de 42 años, como propietario de una presunta explotación ilegal de cría de perros galgos.
Según fuentes de la Comandancia, los agentes comprobaron al llegar al lugar, el pasado 29 de mayo, que "todos los animales" estaban infestados por parásitos (garrapatas), principalmente orejas y patas; heridas en once de los animales de las que algunas eran "supurantes y abiertas"; y estado de "extrema desnutrición" en al menos tres de los perros.
También, la Guardia Civil comprobó que las instalaciones donde se encontraban los animales eran "deficientes", al ser patios de tierra, que estaban "muy sucios" con restos de huesos que no se habían retirado y en unas condiciones higiénico-sanitarias "deplorables" en todos los animales.