Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La imagen posterior a la tragedia de Oliva

La joven de 28 años que provocó la tragedia de Oliva (Valencia), con tres ciclistas fallecidos, tenía retirado el carnet desde hace cuatro años. Aquí la vemos justo después del accidente. Mavi Sánchez no tenía permiso de conducir desde 2013 porque dio positivo en alcohol y no hizo el curso de reeducación vial indispensable para volver a conducir.

El juez la ha mandado a prisión comunicada y sin fianza imputada de delitos de homicidio imprudente, de lesiones por imprudencia grave y contra la seguridad vial. Al salir de la declaración se la oía llorar.

El accidente ocurrió cuando la joven volvía de fiesta. En una recta de la N-332 se durmió o perdió el control del coche y atropelló al grupo de ciclistas. Ni siquiera intentó frenar, porque no hay huellas en el asfalto. Dio positivo en cocaína y también en alcohol. Casi cuadruplicó la tasa permitida.

En Jávea, por su parte, ayer despidieron al segundo de los ciclistas muertos en el atropello, padre de otro de los heridos durante el accidente, que actualmente se encuentra en el hospital.