Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Huelga de hambre en Barajas para pedir el asilo político de un activista saharaui

Miembros de la asociación canaria 'Saharacciones' se han puesto en huelga de hambre para pedir al Ministerio del Interior que conceda a Hassana Aalí el asilo político en España y no sea así repatriado a Marruecos, donde le espera la condena perpetua.

Hassanna Aalí, activista saharaui de 26 años, ha sido condenado por el estado marroquí a cadena perpetua acusado de participar en revueltas violentas a favor del 'Sáhara libre', junto con otros compañeros. Tras cinco años de vivir en España, Hassanna ha pedido el asilo político que le ha sido denegado, por lo que tiene hasta el próximo 4 de febrero, como plazo máximo, para salir de forma voluntaria del país.
El Gobierno se lo ha denegado porque tiene un proceso judicial abierto en otro país, pero los miembros de 'Saharacciones' han pedido consejo a abogados del estado español y han confirmado que "hay ilegalidades" en dicho juicio ya que "las autoridades marroquís hacen juicios que son una farsa" además de haber "intereses económicos" entre los dos países.
Así lo ha indicado a Europa Press una de los componentes de Saharacciones, Sara Mesa que también ha participado en la huelga de hambre que comenzó el pasado viernes a las cinco de la tarde dentro del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Según ha explicado Mesa, han decidido hacer este acto porque están "desesperados" y temen "el paradero que pueda tener Hassana" sino le conceden el asilo.
"Él sólo lucha por su pueblo con 'Sáhara libre' y creemos que denegarle el asilo es una injusticia, nos hierve la sangre", ha resaltado Mesa que no cree que España tenga una democracia cuando niega situaciones como ésta. "Nos repugna como ha actuado el gobierno español", ha puntualizado.
Otro de los compañeros canarios que está en el aeropuerto de Madrid participando en la huelga de hambre es Ismael Emboirio, que ha explicado que tras casi 48 horas sin comer se han sentido "bastante agotados" y han notado "el cansancio de no comer". Sin embargo ha asegurado con rotundidad que van a seguir "con ánimo porque el cansancio y las ganas de comer no van a impedir nada".
Emboirio también ha considerado que el estar allí sentados las 24 horas del día ha conseguido que se tenga un apoyo de forma "muy positiva" por parte de los viandantes de la zona. "Es lo que buscamos. Que la gente nos muestre su apoyo. Con unos minutitos que estén aquí con nosotros, nos llena de energía para seguir", ha confesado.
La huelga de hambre está prevista que finalice el próximo miércoles 4 de febrero, día en que se le termina el plazo a Hassanna de salir del país de forma voluntaria.
A parte de este acto reivindicativo, Emboirio ha explicado que se han llevado a cabo otras acciones en forma de apoyo a nivel nacional. "Se han hecho manifestaciones en Barcelona, Navarra, Pamplona, País Vasco y más ciudades; hay mociones parlamentarias en los ayuntamientos y en Jaén también hubo una conferencia basada en el caso de Hassanna", ha recordado.
Ambos miembros de 'Saharacciones' han asegurado que Hassanna está "muy agradecido" por todo lo que están haciendo ya que él no puede asistir a la huelga de hambre porque sus abogados "le han aconsejado que con un trámite político abierto es mejor que no vaya".
Por parte del Ministerio del Interior no se ha recibido aún ningún tipo de respuesta, según ha confirmado Mesa, quien sí ha resaltado la actuación de las fuerzas del estado al utilizar "la fuerza como poder". "Les estamos molestando evidentemente, no por el espacio en el aeropuerto sino porque nuestro mensaje les hiere", ha señalado Mesa, que también ha asegurado que le "han amenazado con multas de hasta 45.000 euros".
"Entendemos que esto es una vía de tránsito público y tenemos derecho a estar aquí porque somos menos de 20 personas y estamos de forma pacífica", ha zanjado Mesa.