Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El horror de una británica tras ser secuestrada y violada durante 13 años

El horror de una británica tras ser secuestrada y usada como esclava sexual durante 13 añostelecinco.es

La sociedad británica se ha quedado estupefacta tras conocer la historia de Anna Ruston, una británica que fue secuestrada cuando tenía 15 años y tuvo que soportar durante 13 años terribles abusos sexuales. La mujer, que ahora tiene 44 años, ha contado su terrible experiencia en un libro llamado 'Secret Slave'.

La truculenta historia de una mujer británica ha conmocionado a la sociedad inglesa. Después de estar más de una década secuestrada, ha querido contar con su historia.
Anna Ruston ha confesado que fue secuestrada cuando tenía 15 años por un taxista asiático y que tuvo que soportar 13 años terribles de abusos mientras permanecía encerrada en una casa. La mujer afirma que era tratada como una esclava sexual, que la violó en repetidas ocasiones y que tuvo que ejercer como prostituta para otros hombres. También señaló que su captor 'vendió' a los cuatro bebés que dio a luz mientras duraba su calvario.
Las autoridades ahora están investigando los hechos. Ha sido trasladada al hospital con varias heridas. Se escapó tras escuchar a la familia que la trasladaban a Pakistán, donde ella temía ser lapidada o vendida, según Daily Mail.
En abril de 1987, cuando tenía 15 años, la adolescente conoció a su captor, al que nombre como 'Malik'. Asegura que era amable con ella y que incluso la llevó a su casa a conocer a sus padres. Después de esa noche, nunca más la dejó ir, y fue violada en numerosas ocasiones.
La joven, que había vivido desde siempre con su bisabuela, se tuvo que ir a vivir con su padrastro después de que ésta falleciera. Al tener una relación fracturada con su familia, no alertaron de su desaparición.
La mujer ha escrito un libro, 'Secret Slave', contando su experiencia como parte de una terapia. En el texto narra cómo fue encerrada en una habitación y violada casi todas las noches durante 13 años.
Anna Ruston, cuyo nombre ha sido cambiado por seguridad, asegura estaba esperanzada con la llegada de su primer hijo, pero que todas esas ilusiones se desvanecieron cuando su captor, Malik, le retiró a su primer hijo. Lo mismo sucedió con los tres restantes que tuvo durante su cautiverio, que eran vendidos a otras parejas para ganar dinero.
Ruston tiene ahora 44 años, y señala que se siente 'decepcionada' por las autoridades después de que ella fuera varias veces al hospital con heridas desagradables. "Siempre había tres o cuatro personas conmigo, así que no tenía ninguna vía de escape. Nunca respondí a lo que los médicos me preguntaban, me limité a asentir o negar con la cabeza. Solo deseaba que alguien dejara la habitación para poder decir: "Mire, necesito su ayuda, estoy retenida, necesito salir, pero nunca tuve la oportunidad", señaló a Radio 4's Today.
Ruston también asegura que su captor le vistió con ropa de su cultura, para que nadie la ayudara por temor a que fuera discriminado. En su libro relata cómo una vez intentó escapar por una puerta trasera, pero que la capturaron de nuevo y la golpearon duramente, haciéndole pasar un "demasiado miedo para intentar escapar de nuevo".
"Al final, me dijeron que me iban a llevar a Pakistán, y yo sabía que me apedrearían hasta la muerte o me venderían", señala la mujer. Entonces, aprovechó un momento en el que la familia estaba ocupada en un festival musulmán, y le pasó un trozo de papel pidiendo ayuda a un médico que vino a visitarla.
Cuando logró escaparse, sobre el año 2000, rehízo su vida con un amigo de la infancia en el que pensaba constantemente durante su cautiverio. La pareja vive junta ahora y tienen cuatro hijos. Aunque Russel afirma que siempre se preguntará que pasó con los cuatro que le robaron.