Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ADN de 9.000 años confirma al hombre de Kennewick como nativo americano

El ADN de 9.000 años confirma al hombre de Kennewick como nativo americanocuatro.com

Durante más de dos décadas, los científicos no se ponían de acuerdo con los orígenes del 'hombre de Kennewick', un esqueleto hallado en 1996 en las orillas del río Columbia en el Estado de Washington, EE.UU. Sin embargo, ahora gracias al ADN de hace casi 9.000 años han determinado que se trata de un adulto relacionado con las poblaciones nativas americanas.

Es el resultado de un estudio de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, Estados Unidos.
"Mediante el uso de ADN antiguo, hemos sido capaces de demostrar que el Hombre de Kennewick está más estrechamente relacionado con los nativos americanos que cualquier otra población, destaca el investigador postdoctoral Morten Rasmussen.
Estas conclusiones recogidas en un artículo publicado en la revista 'Nature', desafía un estudio de 2014 que concluyó, con base en los datos anatómicos, que el llamado Hombre de Kennewick estaba más relacionado con los pueblos indígenas de la Polinesia o japoneses.
Los científicos liderados por Rasmussen han logrado hacer un estudio genético exhaustivo de los pequeños trozos de ADN de un hueso de la mano del esqueleto. Los investigadores utilizaron lo último en aislamiento del ADN y técnicas de secuenciación para seleccionar y analizar el ADN del esqueleto.
"Aunque la preservación exterior del esqueleto estaba impoluta, el ADN de la muestra fue altamente degradado y dominado por el ADN de las bacterias del suelo y otras fuentes ambientales", describe Rasmussen.
Los investigadores compararon las secuencias de ADN del esqueleto con las de los nativos americanos modernos y concluyeron que, aunque es imposible asignar al Hombre de Kennewick a una tribu en particular, está estrechamente relacionado con los miembros de las tribus confederadas de la reserva Colville en Washington.