Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De hombre a mujer: Miles de euros y un trasero de siete kilos de silicona

Operacióntelecinco.es

Implantes en el pecho, en el mentón, rellenos faciales, cirugía láser... En total, cerca de 50.000 euros gastados en cirujanos sin licencia. Tatiana Williams, de 42 años, se ha sometido a más de cien inyecciones en el mercado negro. A pesar de que algunos de sus amigos han fallecido por someterse a estos retoques por personas no cualificadas, la mujer transexual afirma que no tiene miedo a continuar 'esculpiendo' su cuerpo.

Tatiana nació bajo el nombre de Cory. Desde muy joven sabía que le atraían los hombres, y gracias al apoyo de su familia, decidió operarse. “Mi familia me permitió ser lo que quería ser, así que me dieron la oportunidad de crear una preciosa mujer sin complejos." Después de 20 años, Williams ha perdido la cuenta del número de operaciones a las que se ha sometido, pero asegura que son más de cien.
La mujer transexual ha gastado ya más de 60.000 dólares en retocar su cuerpo. La mayoría de su dinero lo invirtió en su trasero que paga cada pocos meses. “Antes de la operación mi trasero era de 63,5 centímetros, ahora mide más de 152." Ahora, cada 'cachete' tiene 3,6 kilos de silicona, lo que conlleva un trasero de 7,2 kilos artificiales.
Aunque afirma conocer gente que ha quedado con graves secuelas, deformaciones, e incluso, que han llegado a fallecer, Williams señala que no se arrepiente y que no tiene ningún amigo que no se haya hecho nada. "Ir al mercado negro es un gran riesgo. La gente puede morir por estas inyecciones."
"Es más barato en el mercado negro y la gente está dispuesta a correr este riesgo por lograr la belleza", apunta la protagonista. La mujer 'de silicona' justifica que mucha gente corre este riesgo con tal de seguir los mismos pasos que las celebrities ‘curvy’ de moda. “Me encanta el cuerpo de Kim Kardashian, es precioso. Ella es exactamente lo que una mujer debe ser.”
“No recomiendo a la gente que haga lo que he hecho, pero he arriesgado y me ha salido bien”, ha señalado. “No me arrepiento de convertirme en la preciosa mujer que soy.”